En su sesión de ayer, la Comisión Instructora de la Cámara de diputados federal resolvió darle trámite a la solicitud de la Fiscalía veracruzana para procesar el desafuero del diputado Alberto Silva Ramos. Con ese acuerdo inicia el proceso cuya primera instancia consiste en la presentación de pruebas por parte de Silva Ramos, etapa interesante pues conoceremos la forma en cómo pretenderá evadir la responsabilidad legal por distraer recursos públicos por cientos de millones de pesos a través de empresas fantasmas. También sabremos qué actitud adoptara la Comisión referida frente a las pruebas aportadas por la Fiscalía y si la carpeta de investigación está bien fundada, de tal manera de convencer a los diputados tan escépticos cuando de proteger a sus compinches se trata.