Por si acaso…
Carlos JesúsRodríguez Rodríguez
14 de agosto de 2017
*Es ilegal el pago de recompensas
*¿De dónde saldrán los recursos?

SE HA puesto de moda que ante cualquier evento delincuencial que “cimbre al Estado”, el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares ofrezca recompensas a quien o quienes proporcionen informes que conlleven a la localización con fines de captura de los presuntos responsables, algo que asegura el titular del Ejecutivo, le ha dado resultados. El primer paquete lo ofreció en Junio de este año luego de que un cuarteto de sicarios cegó las vidas de Camilo Juan Castagné Velasco y José Rigoberto Peña, comisario e inspector de la Policía Federal en el Estado, y días después para dar con el paradero de los criminales que atentaron contra la vida de una familia en Coatzacoalcos, evento en el que murieron cuatro menores de edad y sus padres. Hoy, nuevamente, tras el crimen irracional de la doctora Elda Domínguez, apuñalada hace una semana en Martínez de la Torre -a pocos metros de donde el gobernante asistía a las honras fúnebres del, ahora, ex subsecretario de Gobierno, Pedro Manterola Sáinz (sin duda, el mejor funcionario de la actual administración fallecido a consecuencia de un paro cardiaco), Yunes Linares ha recurrido de nuevo al ofrecimiento de una recompensa, pero no dice, en caso de lograr su objetivo ¿quién pagará ese dinero? ¿De dónde saldrá el recurso? ¿Y en qué ley se encuentra estipulado que el Gobernador de Veracruz deba hacer ese tipo de ofrecimientos como parte de sus atribuciones, incluso como titular de las fuerzas preventivas del Estado –que no, al menos en la ley, de la Fiscalía General-.

Y ES que el Gobierno de Veracruz que encabeza, ofrece 1 millón de pesos a quien proporcione información que permita identificar a los asesinos de la doctora Domínguez que aparecen en una fotografía ya en circulación, un hombre y una mujer que, según dice, “todo indica que no son pobladores de la zona y que fueron contratados para ejecutarla” pues, insiste, dueño de la verdad que, “el homicidio de la doctora no tiene nada que ver con su actividad como médico cirujano”. Aclaramos: no cuestionamos el método utilizado por Yunes ante la incapacidad de la Fiscalía del Estado y la Secretaría de Seguridad Pública, sino, por qué tiene que hacerlo el mandatario que, hasta donde se sabe, la ley no le faculta para ello, y ni siquiera existe una reforma para que lo haga el Fiscal.

REVISAMOS UNO a uno los 23 incisos del Artículo 49 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Veracruz Llave, y entre las “atribuciones del Gobernador del Estado” se encuentran: I. Cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes federales, los tratados internacionales, esta Constitución y las leyes que de ella emanen; II. Promulgar, publicar y ejecutar las leyes o decretos aprobados por el Congreso; III. Expedir los reglamentos necesarios para la ejecución y cumplimiento de las leyes y decretos aprobados por el Congreso; IV. Velar por la conservación del orden, tranquilidad y seguridad del Estado, disponiendo al efecto de las corporaciones policiales estatales, y de las municipales en aquellos casos que juzgue como de fuerza mayor o alteración grave del orden público; así como impedir los abusos de la fuerza pública a su cargo en contra de los ciudadanos, haciendo efectiva la responsabilidad en que aquélla incurriera, pero este apartado que aborda el rubro de la seguridad, no establece un mecanismo de recompensas.

VAMOS, El inciso XII le confiere “disponer en caso de alteración del orden o peligro público, ¨con autorización del Congreso o, en su caso, de la Diputación Permanente¨, con la aprobación de las dos terceras partes del total de los diputados, las medidas extraordinarias que fueren necesarias para hacer frente a la situación”, y acaso en este párrafo podría englobarse lo de las recompensas, pero hasta donde se sabe, Yunes, dueño o propietario de la Legislatura y del Tribunal Superior de Justicia, no ha solicitado a esa cámara permiso para ofrecer gratificaciones que, por otra parte, se ignora de qué partidas financieros se tomarían, considerando que el Estado, de acuerdo a la versión del propio Gobernador, se encuentra en quiebra.

COMO BIEN se recuerda, el 9 Septiembre de 2014, el Congreso del Estado, en Sesión Extraordinaria, aprobó que la Procuraduría de Justicia del Estado otorgará recompensas a quienes auxilien al Ministerio Publico en la investigación, localización y detención de presuntos responsables de delitos. Con 37 votos a favor, cero en contra y nueve abstenciones, los legisladores de la LXIII Legislatura aprobaron la Iniciativa enviada por el, entonces, Gobernador Javier Duarte de Ochoa para reformar la Ley Orgánica de la Procuraduría de Justicia del Estado, adecuación que permitiría que el Estado dispusiera de un marco regulatorio que otorgue seguridad y certeza al ofrecer y entregar recompensas, dando trasparencia al uso de esa herramienta de investigación y al ejercicio del gasto público, y para ello aprobaron una adición a la fracción XIV del artículo 8 de la Ley Orgánica de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Veracruz, para quedar como sigue: “Ofrecer y entregar recompensas en numerario, en un solo pago o en exhibiciones periódicas, a personas que aporten información útil relacionada con las investigaciones y averiguaciones que realice, así como aquéllas que colaboren en la localización y detención de probables responsables de la comisión de delitos, en los términos y condiciones que mediante acuerdo determine el Procurador”.

PERO…SIEMPRE hay un pero, la reforma fue a la Ley Orgánica de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Veracruz, y esa instancia como tal ya no existe; ahora quien procura justicia se llama Fiscalía General del Estado, con nuevas leyes y reglamentos que, hasta donde sabemos, no contemplan el otorgamiento de recompensas, y aunque así fuera, no tendría que ser el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares quien las ofreciera sino el Fiscal Jorge Winckler Ortiz, y de no ser así, simple y llanamente se estaría violentando la ley, algo que el Jefe de las Instituciones del Estado se ofreció a respetar y hacer respetar cuando protestó como gobernante. Por ello, tal vez, urge que el titular del Ejecutivo aclare en base a qué ofrece recompensas como en el viejo oeste -cuando los caza recompensas se convirtieron en una plaga por aquello de “vivo o muerto”- pero, al mismo tiempo que explique de qué partida está tomando el dinero que es de todos los veracruzanos para pagar esas “gratificaciones” (porque no creemos que sea de su bolsillo), cuando cuenta con un ejército de policías preventivos y agentes ministeriales que deberían cumplir con esas encomiendas. Es cuánto. OPINA carjesus30@nullhotmail.com