Con información de EFE USA

Tucson, Arizona.- La xalapeña Areli Miller, egresada de la carrera de Negocios Internacionales en la Universidad Veracruzana fue seleccionada para participar en el programa Aeroespacial Escolar de Universidades Comunitarias de la NASA (NCAS, por su sigla en ingles).

Areli está casada y vive en Estados Unidos, donde adoptó el apellido de su esposo, con quien contrajo matrimonio en febrero de 2009. Tiene 36 años de edad y cursó su carrera profesional en la Facultad de Ciencias Administrativas y Sociales de la UV.

Calificó su logro como “alcanzar las estrellas”. Miller es madre de tres hijos y tomará el curso impartido por la agencia espacial estadounidense NASA en septiembre próximo.

“En México, pensar en la NASA era un sueño imposible, y ahora que lo veo hecho realidad es una gran oportunidad”, expresó a Efe la también estudiante de la Universidad Comunitaria de Maricopa, en Phoenix.

Cada año cientos de estudiantes del país se inscriben en el programa NCAS, pero sólo cien son escogidos.

“Me gustaría mucho que me enviaran a la estación de NASA en Florida, me gustaría ver el lanzamiento de un cohete”, dijo la inmigrante mexicana que llegó al país hace ocho años.

Sus deseos de superación y de ser un ejemplo para sus hijos, la llevaron primero a aprender inglés, para después comenzar a tomar cursos de matemáticas y ciencias en la universidad comunitaria.

“Siempre me han gustado las matemáticas y ahora a mis 36 años de edad se me ha dado la oportunidad de seguir estudiando, quiero que mis hijos vean que con trabajo y dedicación todo es posible”, aseguró.

Los participantes de NCAS primero deben de prepararse a través de una serie de cursos por internet, para después visitar por cuatro días un centro espacial de la NASA, donde tendrán la oportunidad de compartir con ingenieros y explorar las diferentes carreras disponibles en ciencia.

“Es lamentable que muy pocas mujeres latinas y sobre todo mujeres inmigrantes participen en este tipo de programas, por eso quiero compartir mi historia”, dijo.

Miller desea finalizar una carrera en ingeniería mecánica y no descarta la idea que en un futuro ella misma pueda trabajar para la NASA.