Lento, como si los años y las circunstancias le pesaran, el PRI en Veracruz no da muestras de movimiento ni de cambios en sus cuadros dirigentes muchos de los cuales pertenecen al marco estructural integrado desde tiempos de Duarte de Ochoa y por ese motivo representan o estuvieron en la frecuencia de aquella oprobiosa administración de gobierno. Está visto que la Directiva no se mueve sin la correspondiente consigna procedente desde la cúpula nacional, pero allá están ocupados en lo suyo, luego entonces si la consigna no viene para acá debieran ir a buscarla, de otra manera el inmovilismo impedirá arrostrar con efectividad la competencia próxima. O se mueven o se rezagan, se renuevan o sufren las consecuencias.