Por si acaso…
Por Carlos JesúsRodríguez Rodríguez
07 de agosto de 2017
*Echar culpas no resuelve nada
*Gobierno: a ponerse las pilas

¿DE VERDAD querrá el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares que los medios de comunicación hablemos bien de su administración, y de “los esfuerzos” que realiza para combatir la inseguridad que agravia al Estado, cuando no pasa un solo día sin que trasciendan hechos de violencia que estremecen a los veracruzanos de a pie?. Porque no se puede soslayar que el crimen de la doctora Elda Domínguez Sollozo, una profesionista ampliamente conocida en Martínez de la Torre, ex esposa de Francisco Sánchez Macías, copropietario del Heraldo de Veracruz, es un hecho que lastima a la sociedad no solo por la forma cruel y despiadada como fue asesinada, sino porque era mujer, entregada a su trabajo, sin conflictos, y lo más seguro es que quisieron asaltarla en el interior de sus consultorio o, en el peor de los casos, extorsionarla como ha ocurrido con infinidad de galenos en todo el Estado. Tampoco se puede tomar a la ligera el asesinato de Luis Ferral Huerta, el sábado por la tarde-noche en el estacionamiento de la tienda Home Depot de Córdoba, hechos en los que fueron lesionados la esposa del agredido y dos de sus hijos –de 15 y cuatro años de edad-, el más pequeño lesionado con armas de fuego en la cabeza, lo que le provocó la muerte el domingo en un hospital de Veracruz a donde fue trasladado, y lo peor es que de todos esos crímenes, el 99.999 por ciento queda impune, pues al Gobernador y su equipo responsable de la procuración de justicia y prevención de la inseguridad les importa más seguir con el trillado asunto de Javier Duarte de Ochoa, buscando reflectores de cara al 2018, cuando busca postular como candidato al Gobierno del Estado a su hijo, Miguel Ángel Yunes Linares que avocarse a brindar seguridad a los gobernados.

LO DECIMOS con la certeza de haber consultado a más de tres, y ojalá lo entienda el Gobernador Yunes Linares y no sea pretexto de represión, que al final del día sabemos lo que ello significa: -la sociedad ya está cansada del estribillo del oriundo de Soledad de Doblado en torno al caso Duarte, porque tal parece que el tema se le ha convertido en obsesión, o en base a lo anterior busca reflectores como si no fuera su obligación combatir la impunidad y corrupción. En redes sociales, en cafés, en sitios de reunión el comentario es el mismo, y bien haría el mandatario en sondear a la sociedad para que sepa que esperan de su mandato, porque a decir verdad no ha anunciado nada nuevo, a no ser que fulano, sutano, mengano y perengano son corruptos, aun cuando ese mal lo tiene al interior del propio Gobierno, y lo que es peor, los denunciantes han sido dos mujeres panistas –ni siquiera de otros partidos-, en este caso Cinthya Lobato Calderón y María Josefina Gamboa Torales (o viceversa para que no se peleen el crédito), quienes han denunciado directamente al titular de la Junta de Coordinación Política, Sergio Hernández de haber incurrido en discrecionalidad en el manejo de los recursos públicos, corrupción y hasta consumo de enervantes, manejo a discreción de los contratos de publicidad, y lo cierto es que nadie investiga, algo que, también, sucedió en el Gobierno de Javier Duarte.

A YUNES Linares lo que le llena es convocar a conferencias de prensa para insistir en el tema Duarte, pero que se sepa, no ha convocado a los medios para desglosar que ha sido de las propiedades incautadas en Tlacotalpan, el Estado de México, la ciudad de México, Xalapa, Veracruz y otros municipios, así como tampoco en donde está el dinero producto de cuentas bancarias incautadas. Y que conste, no defendemos a Javier Duarte porque nada tendríamos que defenderle a un sujeto que debería estar en prisión los próximos 40 o 50 años por el daño causado al Estado, pero a decir verdad, ya aspiramos a escuchar buenas noticias del Gobernador y, con toda certeza –al menos en este espacio- tendrá la difusión debida y de manera gratuita, porque los gobernados merecen escuchar que el titular del Ejecutivo está trabajando, reparando carreteras y caminos, agilizando créditos para la producción, abasteciendo clínicas y hospitales de medicamentos (pues hace dos meses sufren desabasto) que está reparando escuelas, dotando de pupitres y pizarrones a las escuelas, impulsando el no consumo de drogas, promoviendo la creación de empleos a través de nuevas empresas que encuentren facilidades en territorio veracruzanos pero, sobre todo, garantizando la seguridad de un pueblo que llora a diario a sus muertos o desaparecidos, y ya dejar el caso Duarte en manos de las autoridades judiciales, y si va aportar pruebas que lo haga, pero como corresponde a un estadista: sin tanta tramoya, porque “ya Chole” con el mismo tema, cuando hay cosas más importantes que informar.

EN CAMPECHE, este lunes, con motivo de su informe de Gobierno, Alejandro Moreno dijo una frase que ya quisiéramos escuchar al Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares: “Somos el primer Estado con créditos a tasa cero para jóvenes emprendedores”, y recalcó algo que ojalá haga mella en Veracruz: “y jamás han escuchado de mí que no hay recursos o que no se puede. Conseguirlos es mi responsabilidad y si se puede; para eso me eligieron Gobernador, para resolver los problemas, no para quejarme de estos”.

PERO EN Veracruz, el estatismo o inmovilidad tiene un responsable: Javier Duarte de Ochoa, y aunque todos sabemos que es cierto, el Gobernador no puede pasarse la vida echando culpas sin aportar resultados, pues ya estamos en el octavo mes de gobierno, esto es, ya pasó un tercio de esta administración y a decir verdad, no se observan resultados, porque el Mandatario Estatal considera (al igual que Donald Trump) que los medios de comunicación le tienen mala voluntad, que hablan pestes de su persona porque no les da dinero, y de ese estribillo nadie lo saca y uno se pregunta: ¿debemos callar ante el artero crimen de la ginecóloga Elda Domínguez Sollozo, quien falleció minutos después de ser apuñalada por desconocidos en el interior de su consultorio, a solo unos metros de donde el Gobernador encabezaba la ceremonia fúnebre del subsecretario de Gobierno, Pedro Manterola Sáinz, o debemos hacernos desentendidos ante crímenes como el de un niño de cuatro años en Córdoba, y su padre, en tanto el hermano y la madre son heridos? La respuesta es “No”, porque esto se le está saliendo de control al gobernante en turno decidido a no cambiar lo que le sirve, tal como Duarte lo hizo en su momento con Arturo Bermúdez Zurita, y ahí están las consecuencias. Vaya Estado que estamos viviendo. OPINA carjesus30@nullhotmail.com