Definitivamente por razones status institucional no es lo mismo llamarse Juana que Xana, tal similitud pudiera ocurrirle al Centro de Convenciones de Boca del Río que por no estar en condiciones de pagar la franquicia, de World Trade Center, retornaría a aquella denominación. Dice el Secretario de Turismo que se necesitan 30 mil dólares, o sea 550 mil pesos; salvo que la decisión se oriente a no renovar el pago, en realidad el problema es superable, requiere que el Secretario de Turismo aplique la imaginación para conseguir ese dinero, obviamente sin robar, ni pedir prestado o establecer compromisos de toma y daca, la función pública exige iniciativa, porque esperar a que haya recursos en el arca de gobierno significaría una lamentable pérdida de tiempo cuando se está a 16 meses de concluir la gestión.