Xalapa- 2017-08-3118:49:14- Leticia Rosado / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFOPara el catedrático y economista de la Universidad Veracruzana (UV), Rafael Arias Hernández, aseguró que la licitación de la deuda por 38 mil millones de pesos, anunciada por el gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, no es más que deuda para el estado.

En entrevista explicó que la licitación es para ver qué banco le ofrece la tasa de interés más baja, el problema -dijo- es que en la actualidad la tasa de interés más baja de intermercado del Banco de México, es del 7 por ciento: “a ello hay que agregarle el interés que le gana los bancos”.

“Vamos a ver antes de opinar, cuánto ofrecen los bancos, pero de entrada si es un plazo mayor la deuda va aumentar porque se van a pagar más intereses”.

En este sentido indicó que para este tipo de contrataciones de deuda el interés anda en un 10 por ciento.

“Vamos a ver si ocurre un milagro de algún banco que le preste a menos de la tasa de interés. Lo que sí es una nueva deuda, lo que está intentando una nueva deuda en todo caso de 38 mil millones”.

El catedrático de la UV, recordó que el también economista Hilario Barcelata, actual director del IPE, habría documentado que la deuda del estado calculó que no era de 38 mil millones, sino hasta de 170 mil millones.

A pregunta sobre si esta licitación es más deuda para los veracruzanos respondió: “es más deuda”.

Que diga con toda claridad a qué tasas de interés se hizo la anterior contratación y porqué plazo, ya que el promedio fue por 7 por ciento de interés y a 14 años.

Arias Hernández, dijo que si bien el crédito es para pagar la deuda se va a contratar otro pasivo: “En esas operaciones de pago adelantado, de recontratación, de licitación habrá más gastos de gestión financiera que tendrán que pagar los veracruzanos”.
Una de las bondades -mencionó-, que podría tener esta licitación, es la de que podría haber liquidez a disposición, pero será muy mínima, el objetivo es que le liberen participaciones que son las que responden por estas operaciones.

Para finalizar dijo que se deben comparar los costos, con los beneficios obtenidos, en donde “mucho se teme que lo que se pague es mucho más de lo que se obtenga”.