Viernes contemporáneo
Por Armando Ortiz

 

Todos los mayores de 40 años recuerdan muy bien el sismo del 19 de septiembre de 1985; todos nos acordamos de dónde estábamos cuanto el temblor arrasó con decenas de edificios en el entonces Distrito Federal. De hecho, el 19 de septiembre es el Día Nacional de Protección Civil. Durante ese día “en todas las Dependencias y Entidades de la Administración Pública Federal, deberán llevarse a cabo simulacros de evacuación de las instalaciones oficiales correspondientes, que fomenten las medidas de auto-protección y auto-cuidado, que ayuden a minimizar los riesgos provenientes de desastres naturales o de carácter antropogénico”. Este 19 de septiembre de 2017, después del simulacro que se llevó a cabo horas antes, y sin que haya reportes de que se activara la alerta sísmica, un sismo de 7.1 grados en la escala de Richter sacudió los estados centrales de la república mexicana: Estado de México, Ciudad de México, Morelos y Puebla. Los que vivieron en esos estados la experiencia del sismo dan testimonio de que fue uno de los movimientos telúricos más graves que hayan experimentado. 32 años después, justo en el mismo día, los capitalinos volvieron a vivir un sismo de gran magnitud. En este momento cobra relevancia lo que Pierre Lemaitre escribiera: “La suma de coincidencias necesarias para que ocurra un desastre es verdaderamente desconcertante”.

 

En este momento lo importante es la vida, rescatar a los atrapados en los escombros; no nos olvidemos de las mascotas

Causa mucha tristeza darnos cuenta de la terrible y fatídica coincidencia, 19 de septiembre de 1985 y 19 de septiembre de 2017 un sismo vuelve a golpear la zona central de la república mexicana. Hasta el momento los ciudadanos son los que llevan la delantera en la búsqueda de damnificados, de personas que se encuentran todavía atrapadas entre los escombros de los edificios derrumbados. Las autoridades de cada estado, Puebla, Morelos, Ciudad de México se están movilizando para apoyar en las labores de rescate, lo mismo que las autoridades federales. Hasta el momento se contabilizan 138 personas muertas y cientos de heridos que están siendo atendidos en los hospitales. Afortunadamente en redes sociales se está lanzando una campaña para apoyar a otro sector damnificado por el terremoto, las mascotas de las personas que también quedaron atrapadas en este sismo. Lo importante en este momento es el rescate de las personas atrapadas, porque el tiempo se agota.

 

Nuevamente, como en el 85, la solidaridad de los mexicanos es lo que sobresale; pero hay otros que no sienten empatía

La empatía es esa capacidad que algunas personas tienen para sentir lo que otra persona está experimentando, si es alegría la persona empática experimenta alegría, si es tristeza y dolor es eso lo que sentimos. Es importante que en las diferentes redes sociales lo que impere sea la empatía. Basta de las bromas de mal gusto, basta de las burlas, basta de los comentarios hirientes. En este momento debemos mostrar el lado positivo de las redes sociales, debemos mostrar nuestra solidaridad con las personas que están padeciendo por el sismo que acaban d experimentar. No seamos tan indolentes como el diputado Gildardo Guerrero quien publicó un mensaje diciendo: “Qué buen simulacro hicieron en la CDMX, con efectos especial y ¡toda una producción! #Mis respetos”. Por supuesto el diputado ya salió a decir que hackearon su cuenta, la salida más fácil para estos casos.

 

aortiz52