Por si acaso…
Por Carlos Jesús Rodríguez
14 de septiembre de 2017

*Veracruz: egoísmo a ultranza
*Oaxaca y Chiapas si necesitan

EL TÉRMINO “egoísmo” hace referencia al amor excesivo e inmoderado que una persona siente sobre sí misma, y que le hace atender desmedidamente su propio beneficio. Por lo tanto, el egoísta no se interesa por el bien del prójimo ya que rige sus actos de acuerdo a su absoluta conveniencia, y en ese sentido, alguien que hace el bien esperando algo a cambio de manera enmascarada es, y será siempre, un perfecto egoísta. Y el tema viene a colación por la reciente “solicitud de declaratoria de desastre para 210 de los 212 municipios veracruzanos” -requerida por el Gobierno del Estado- derivado del paso del huracán Franklin, de categoría uno en la escala Saffir-Simpson, el cual impactó la madrugada del 10 de Agosto las costas centrales de Veracruz, entre los municipios de Vega de Alatorre y Alto Lucero, declarándose emergencia en la franja que abarca de Papantla a La Antigua, aunque no pasó a mayores ya que ninguna persona, por fortuna, perdió la vida, y aunque resultaron afectadas muchas cientos de hectáreas sembradas de plátano en la zona de San Rafael y Martínez de la Torre, además de daños a carreteras y caminos que ya de por si estaban en situaciones lamentables, el meteoro abandonó a las pocas horas el territorio. Por buena suerte, la mayoría de los plantíos afectados están asegurados en estos casos (o deberían estarlo), y el propio Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares indicó que tras el paso de Franklin se inició de inmediato el levantamiento de daños para activar el seguro de desastres. Luego vino la tormenta tropical Katía que impactó el viernes 8 de este mes en Tecolutla, degradándose a depresión tropical sobre la Sierra Norte de Puebla, y los daños, tampoco, fueron superiores. Nada que el Gobierno del Estado no pudiera resolver, y en un acto de conmiseración, dejar el grueso de la ayuda para miles, acaso millones de hermanos de Chiapas y Oaxaca que lo perdieron todo, ya que no solo les llovió sino que la fuerza del reciente sismo les derribo viviendas, mató a infinidad de personas y les dejó sin alimentos.

LA RECONSTRUCCION de gran parte de esas Entidades debería ser, en estos momentos, la mayor preocupación del Gobierno Federal y de muchos Gobiernos Estatales, sobre todo los colindantes como Veracruz que, sin embargo, celebrarán como si nada el Grito de Independencia, ofreciendo, por supuesto, un show a los asistentes que debería ser suspendido y apelar a la comprensión de los artistas contratados para que ese dinero ayude a levantar a Chiapas y Oaxaca que atraviesan severa desgracia, no porque ellos lo quisieran, sino porque la fuerza de la naturaleza así lo decidió.

POR ELLO se hace una exageración y egoísmo a ultranza solicitar declaración de desastre para 210 municipios del Estado –como si nos hubieran aventado una bomba o como si diez huracanes y tormentas tropicales hubiesen arrasado con el 98 por ciento del territorio veracruzano-, cuando ese dinero y ayuda lo necesitan, en verdad, otras personas que están viviendo un infierno tras el terremoto más devastador de que se tenga memoria en México. En efecto, en Veracruz se requiere dinero para levantar la siembra perdida, los cultivos arrasados y reiniciar la actividad agrícola, pero los daños pueden ser cubiertos por el Seguro para Desastres Naturales, y no distraer la ayuda que verdaderamente requieren oaxaqueños y chiapanecos. Si bien es cierto que aquí hubo daños por las recientes lluvias, estos no destruyeron viviendas sino palapas en Tecolutla, Nautla y algunos municipios de la llamada costa esmeralda, pero no se vale exagerar para obtener recursos de cara a los procesos electorales del próximo año, cuando hay otros que si lo necesitan, y en serio.

HASTA EL momento no se sabe que el Gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares esté canalizando algún tipo de ayuda para nuestros vecinos; no hay como antes ni siquiera convocatorias para centros de acopio, tráilers que lleven ayuda a quienes la necesitan, cobijas, ropa, alimentos, y si acaso algunos particulares se han dado a la tarea de recolectar –como el colega Julián Ramos Hernández, “La Tía Julia” que no ha escatimado esfuerzos, o la organización “Soldiers For Jesus MC Support” (Soldados para el apoyo de Jesús MC) entre otros, pero de allí en fuera, al Gobierno de Veracruz no le ha conmovido la desgracia de Chiapas y Oaxaca pretextando falta de dinero, cuando en estos casos basta convocar a la sociedad, y si acaso pagar el costo de los tracto camiones que transporten la mercancía.

EL CONCEPTO “egoísmo” proviene de ego que es, de acuerdo con la psicología, la instancia psíquica mediante la cual un individuo se hace consciente de su propia identidad y se reconoce como yo y únicamente yo. El ego es aquello que media entre la realidad del mundo físico, los impulsos del sujeto y sus ideales. El egoísmo, por lo tanto, es un concepto opuesto al altruismo. Este último habla de sacrificar el propio bienestar (o al menos restarle importancia) por el beneficio de los demás; es decir, buscar el bien ajeno antes que el propio, y de acuerdo a expertos, existen distintos tipos de egoísmo. 1.-El psicológico cuya teoría afirma que la conducta humana está impulsada por motivaciones auto interesadas. 2.-El ético que considera que las personas ayudan a las demás pero siempre en búsqueda de un beneficio posterior (la ayuda representa un medio para obtener algo provechoso, verbigracia “Yúnete, la asociación civil que al ayudar esperaba encontrar reciprocidad para el Gobernador y sus hijos), y, 3.-El egoísmo racional que, por otra parte, señala que la búsqueda del propio interés es fruto del uso de la razón.

DE ESAS distinciones -ilustran conocedores del tema- se desprende que, dependiendo de la perspectiva desde la cual se mire el egoísmo, puede entenderse como una actitud negativa al cien por ciento, representativa de la falta absoluta de preocupación por el bienestar ajeno o, también, como una forma de buscar el propio y de hacerse respetar. El rango de posibilidades que esto representa de seguro se enfrenta a la disconformidad de muchas personas, dado que el egoísmo es uno de los mayores enemigos de la normalidad; o al menos eso se intenta transmitir. Como fuera, Veracruz no debe ser egoísta con los hermanos chiapanecos y oaxaqueños, ya que bien lo dijo Pío Baroja: “Cuando el hombre se mira mucho a sí mismo, llega a no saber cuál es su cara y cuál es su careta”. OPINA carjesus30@nullhotmail.com