Casi con la misma dinámica de cambio que en el paisaje urbano y el natural, el escenario político del país se modifica a cada momento, día a día, la fotografía de hoy ya no es el retrato de mañana. Ese dinámico movimiento dificulta cualquier pronóstico; es el caso del frente opositor integrado por PAN-PRD-MC por cuya formación no pocos acarician sueños extrapolando estadísticas electorales del pasado como base hipotética para 2018 y perfilan a este bloque con probabilidades para ganar la elección al gobierno en 2018. Pero entre esta fecha a la elección de julio todavía correrá mucha agua bajo el puente, y la movilidad político-electoral sufrirá variaciones insospechadas.