Se difundió profusamente el audio en el que Rafael Abreu, ya ex Director de la CAEV en Coatzacoalcos, asegura que el gobernador les instruyó llevar ayuda a los damnificados por el sismo, a lo que de inmediato se avocó. Per es obvio que el gobernador no le dijo cómo hacerlo, al menos no en la forma en cómo lo hizo, pues confundió una orden de gobierno con una campaña electoral. Se ha criticado muy acremente el estilo de gobernar de Yunes Linares respecto de la centralización de sus decisiones, cuando una de las premisas elementales de una administración exitosa es la delegación de responsabilidades, pero casos como el de “Yunete” inducen a reflexionar en que tal vez Yunes Linares pudiera tener razón al concentrar mando y operación, pues con todo y esa precaución la liebre salta como no debiera.