Desde el Café

Por Bernardo Gutiérrez Parra

A propósito de la ayuda para los damnificados por el terremoto de este martes, ayuda que está llegando copiosa de parte de los mexicanos solidarios, una compañera reportera hizo un comentario cargado de ironía pero que no está alejado de la verdad: “Si Karime Macías fuera la encargada de repartir esa ayuda ya la habría vendido y ahorita estaría contando las ganancias”.

-Bueno ¿y Karime? ¿Qué será de esa buena mujer? -preguntó otro reportero.

Lo último que se supo es que Karime Macías de Duarte realizó un saqueó al DIF por 41 millones de pesos por medio de presuntas licitaciones para otorgar contratos a seis empresas fantasma.

Estas empresas son Grupo Balcano, Pefraco, Ravsan Servicios Múltiples, Abastecedora Romcru, Centro de Recursos de Negocios Cerene y Anzara, las que también aparecen en otras dependencias como Comunicación Social, la Secretaría de Desarrollo Social, la Secretaría de Salud y Turismo.

Esto lo comentó en junio anterior el periodista Carlos Loret de Mola en su noticiero de Televisión, y dijo que la denuncia sobre ese chanchuyo la había presentado la actual dirección del DIF ante la Fiscalía General del estado.

El periodista agregó que presuntamente, el dinero entregado a esas empresas, fue para comprar sistemas de purificación de agua, estufones, tanques de gas, mochilas escolares, material deportivo y granjas ecológicas. Pero no hay evidencia de que se haya comprado nada.

Eso fue lo último que se supo sobre Karime a la que no se le ha vuelto a ver desde que abordó un avión en Colombia rumbo a Europa.

En contraparte con su marido del que se supo hasta de una huelga de hambre entre comidas, de ella no existe ni una foto, ni un audio, ni un video desde entonces. No hay nada de nada.

¿Se salió con la suya la señora?

Para nada, quienes saben de su ubicación y conocen cada paso que da, son los sabuesos de la Procuraduría General de la República y elementos de la Interpol que están esperando el momento propicio para echarle el guante y traerla al país.

Karime es uno de los salvavidas a los que se agarrará el sistema si quiere seguir en el poder en el 2108.

Si bien robó, huyó y no la han pescado, los meses de Karime en libertad están contados.

De eso puedes estar seguro, lector.

Poco antes de sentarme a escribir estas líneas, un grupo de “Topos”, efectivos del Ejército y la Marina, además de decenas de voluntarios, se afanaban por rescatar con vida a una niña de doce años sepultada por una loza en el Colegio Rébsamen de la Ciudad de México.

Prácticamente todas las televisoras del país siguen paso a paso este drama que comenzó a las 13:15 horas del martes cuando un sismo de 7.1 en la escala de Richter sacudió la metrópoli y varios estados de la República.

Al terminar mi columna son casi las 10 de la noche, y los brigadistas no han parado ni un momento desde hace casi 30 horas en su lucha por sacar a Frida Sofía de entre los escombros de su escuela. La carrera contra el tiempo juega un papel fundamental. Dios quiera y la saquen con vida.

Dios quiera y sí.

bernardogup@nullhotmail.com