Desde el Café
Por Bernardo Gutiérrez Parra
06 de septiembre de 2017

Estimado Mussio Cárdenas Arellano: mi solidaridad está contigo, lo mismo que mi reconocimiento y admiración a la independencia y libertad de tu pluma.

 

El llamado Frente Amplio que conforman a partir de este martes el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano y que firmaron sus líderes Ricardo Anaya, Alejandra Barrales y Dante Delgado, despertó los más acres comentarios del dirigente estatal de Morena en Veracruz, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, que se le fue a la yugular a Dante.

Entre las lindezas que le dijo al cordobés, don Manuel destacó que lo único que le preocupa a Dante es seguir recibiendo las jugosas prerrogativas jugando a ser oposición, sin que le importe arrodillarse ante su verdugo, en clara alusión a que hace algunos años Miguel Ángel Yunes Linares lo metió a la cárcel de Pacho Viejo.

Y la verdad es que nadie se explica qué hace Dante Delgado uniéndose a un partido como el PAN donde está su peor enemigo. Esta coalición sí que es contra natura. Pero ahí están los dos, tomados de la mano rumbo al 2018.

¿Cuánto durará este amasiato por conveniencia?

En el resto del país quién sabe, pero en Veracruz comenzará a cuartearse cuando Dante pida mano para ir otra vez como candidato a la gubernatura y Yunes se ría en su cara y le revire con un: “el que va es mi hijo”.

Ahí es donde el Frente Amplio empezará valer corneta.

Sólo que fuera un tarugo Yunes Linares permitiría que Dante sea el candidato, porque lo primero que hará en el hipotético caso de ganar la gubernatura será mandarlo a él a Pacho Viejo.

Por su parte, Dante Delgado se opondrá con todas sus fuerzas a que Miguel Ángel junior sea abanderado del Frente y este estira y afloja debilitará al que resulte candidato.

Puede que en una decisión salomónica el PAN y el PRD lleven a su candidato y Dante y su partido busquen solos la gubernatura.

Esto sería un error. Dante como candidato en solitario apenas se llevaría un puñado de votos, si bien le va. Pero ese puñado le hará mucha falta a la coalición PAN-PRD.

¿Qué busca en realidad Dante firmando un pacto con esos partidos?

Busca sobrevivir.

Sabe que si se va a Morena su partido y él mismo se diluirán y si va en solitario igual. La única opción de seguir subsistiendo es aliarse con el PAN y el PRD y ya después Dios dirá.

El problema es que están en juego la dignidad y vergüenza de Dante. ¿O es que acaso ya olvidó las humillaciones que recibió en la cárcel por cortesía de Yunes Linares?

Si Dante tuviera al menos una de esas dos virtudes jamás habría aceptado esa coalición. Pero no las conoce. Además, en política no cuentan y la lana es la lana.

¿Que el Frente Amplio es por el bien de México? ¡Pamplinas! ¿Desde cuándo les importa el país a los políticos? Y especial a sujetos como Dante Delgado.

bernardogup@nullhotmail.com