OPINIÓN

Por: Mario Javier Sánchez de la Torre

El pasado lunes en este espacio abordamos el penoso tema-por la corrupción que se presenta en su desarrollo-de la forma en que el desprestigiado presidente de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) de la LXIV Legislatura de esta entidad, ha estado actuando a través de no muy transparentes posiciones para lograr cubrir los requisitos que las normas legislativas exigen para poder quedarse al frente de la ya, también desprestigiada por él, JUCOPO.

Durante los siguientes días, las cosas en este aspecto en lugar de mejorar han empeorado, por lo que no solamente el actor físico de esta desaseada acción ha quedado exhibido en todas sus obscuras actividades, sino también el autor intelectual de la misma, en otras palabras, su creador, inventor y por tanto jefazo del desprestigiado aprendiz de legislador conocido en su nada transparente medio como “el bailador”.

Por el momento solamente hay un perredista que ha manifestado el estar de acuerdo con la permanencia de “el bailador” al frente de la JUCOPO, el presidente estatal del Partido de la Revolución Democrática, Jesús Velázquez Flores, debido a que éste “partido político” actualmente se ha convertido en el “patiño” de Acción Nacional en estas tierras veracruzanas. Por lo que lo manifestado por el perredista en nada ayudan al desprestigiado presidente de la JUCOPO, pues como ya no es legislador su opinión al respecto y nada es lo mismo.

Pero lo que sí debe preocupar al “bailador” y a su jefe y creador, es el fuerte rumor que hay en el Palacio Legislativo de esta ciudad, en el sentido de que hay la posibilidad que los coordinadores de los grupos legislativos del Congreso del Estado como lo son: el Partido Revolucionario Institucional, del Movimiento de Regeneración Nacional, el grupo Juntos por Veracruz y del Partido de la Revolución Democrática, sometan a votación la permanencia del bailarín en la importante posición que ha venido ocupando, desde el inicio del actual mini gobierno,  para desgracia no solamente del buen desarrollo de la actual Legislatura local, sino de todos los veracruzanos.

El resultado en caso de llevarse a cabo la interesante votación, ya lo conocemos, pues está más que clara la inconformidad de todos los grupos legislativos para con el desempeño del también conocido como “presidente migaja”. Pero independientemente de que se acepte o no esta decisión, el verdadero problema estará en la parálisis de la agenda legislativa que puede llegar a provocar la necedad de tener en el cargo a tan inútil personaje. Esperemos que la cordura y la inteligencia prevalezcan en la decisión al respecto del creador de tan negativo aprendiz de político. Hasta el lunes.

noti-sigloxxi@nullhotmai.com.