El Secretario de Finanzas, Guillermo Moreno Chazzarini, en su abrupta respuesta al senador José Yunes Zorrilla por las observaciones que éste hiciera sobre la administración del recurso público,  tilda de ignorante a quien pudiera ser su maestro en materia de administración financiera y de economía política; si no le dictaron la respuesta, debiera reflexionar que quien imita, y mal, es patética copia al carbón. Con atemperado ánimo el senador contesta que no siente agravio por la ofensiva respuesta del Secretario de Finanzas, así demuestra, una vez más, que ser político implica responsabilidad en el actuar, honestidad en la conducta, templanza de criterio, moderación en los juicios y prudente decir. Queda para la anécdota este affaire. No obstante, preocupan sin dejar de preocupar el estrecho margen de acción entre una ciudadanía que merece estar informada y servidores públicos cuya obligación más inmediata debe ser servir con transparencia.