Desde el café

Por Bernardo Gutiérrez Parra

Este fin de semana el gobernador Miguel Ángel Yunes escribió en sus redes: “Lamento mucho el brutal crimen por el que perdió la vida la joven Mara Fernanda Castilla Miranda y me sumo a la exigencia de justicia…”

Qué bueno que se sume a la exigencia de justicia; pero debe saber que las autoridades de Puebla están haciendo su chamba. Por lo pronto, detuvieron al presunto asesino y el Fiscal de aquel estado, Víctor Carrancá (que sí trabaja y desquita su sueldo) está pidiendo 85 años de prisión para el sujeto.

Yunes dice en su misiva que desde que se enteró de la desaparición se comunicó con las autoridades de aquella entidad para pedirles que aceleraran su búsqueda. Y aquí la pregunta es: ¿Deben los familiares de los desaparecidos en Veracruz comunicarse con las autoridades poblanas, para que éstas a su vez, le pidan a Yunes Linares y a su Fiscal Jorge Winckler que aceleren la búsqueda de sus desaparecidos?

¿Será que ese sea el camino para que decenas de padres y madres se reencuentren con sus hijos?

Si en Puebla las autoridades hacen su chamba, aquí ¿quién se está dedicando a buscar a los desaparecidos?

Este domingo después del sepelio de Mara, amigos, familiares y cientos de personas que quizá no la conocieron, se unieron en una marcha para exigir a las autoridades que ya se acaben las muertes violentas contra las mujeres.

En esa marcha, Karen Castilla, hermana de la infortunada joven dijo: “Convocamos a todos aquellos que estén indignados, a formar parte de esta lucha. Lo que le pasó a mi hermana no es algo nuevo en nuestro país, por ello no sólo estamos luchando por ella y pidiendo justicia para ella, sino para todas las personas que enfrentan la misma situación porque ninguna familia merece esto que le pasó a la mía. Estamos aquí para que todos se den cuenta de la indignación que hay, que México no está callado y que vamos a alzar la voz por ella y por todas las que hagan falta”.

Muchas de las jovencitas que hacen falta fueron secuestradas en Veracruz y nadie ha vuelto a saber de ellas. ¿Qué estarán esperando el gobernador y su Fiscal para multiplicar esfuerzos y dar con el paradero de estas chicas?

¿Acaso una llamada del gobernador de Puebla pidiéndoles que aceleren la investigación?  

La carcajada de Fidel  

El 23 de enero de este año, el cónsul de México en Barcelona, Fidel Herrera Beltrán, se dijo “ofendido” por las acusaciones que le lanzó el gobierno de Miguel Ángel Yunes sobre la adquisición y posterior aplicación de medicamentos a niños con cáncer, y tras anunciar que había presentado su renuncia al consulado, escribió en su cuenta de Twitter: “Voy directo a enfrentar la calumnia. Es falsedad total”.

Pero nunca llegó.

Y es que nunca fue su intención aclarar nada, hasta que Miguel Ángel Yunes, hastiado del escándalo “Yunete” ordenó a su Fiscal Jorge Winckler que lo citara a declarar.

Pero Fidel no se presentó alegando que el citatorio viola sus derechos humanos. Y el día que se presente echará para abajo la acusación por endeble. Tan endeble que hasta el mismo José Narro, Secretario de Salud, la descalificó con argumentos clínicamente sólidos.

Fidel es un truhan y un hampón a la alta escuela que hizo mucho daño a Veracruz, pero traficar con medicinas caducas para niños con cáncer, no está en su lista de maldades.

Si hubiera justicia, estaría en la cárcel acusado de latrocinio, peculado, desvío de recursos y por permitir que la inseguridad y la violencia se empoderaran del estado. Si hubiera justicia, estaría sujeto a proceso por haber violado los derechos humanos de ocho millones de veracruzanos y por ser uno de los causantes de la tragedia que vive esta entidad.

Pero por traficar con medicinas clonadas y caducas, ¡por Dios! Es por eso que debe estar soltando una socarrona y cínica carcajada.

bernardogup@nullhotmail.com