Está visto que el Partido Revolucionario Institucional tiene la obligación de candidatear lo mejor de su repertorio si quiere competir con solvencia en 2018. El caso de Veracruz es icónico, pues cuenta con los dos senadores José Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa, no se advierte en su escenario otro liderazgo destacado para competir por el gobierno de la entidad. Hace un año el candidato fue Héctor Yunes y obtuvo la solidaridad de José  Yunes Zorrilla; ahora el senador Yunes Landa insiste en candidatearse y nadie le puede reclamar ese legítimo derecho. Así las cosas, el método más adecuado es escoger al “que tenga el mejor perfil, y mejor condición para ganar el 2018”, como lo propone Yunes Zorrilla, el caso es llegar unidos, porque la competencia será tripartita.