Los números no mienten, falla su interpretación que es diferente; así ocurre cuando la dirigencia priista veracruzana pretende engañarse y enviar un mensaje desafortunado a la ciudadanía. Dice Renato Alarcón: “Yo estoy convencido de que los resultados electorales que tuvimos el 4 de julio en el peor escenario posible demuestran que hay una estructura en la coalición del PRI, del Verde Ecologista, tuvimos 720 mil votos, el PAN es un partido que disminuyó 80 mil respecto de su votación…” y desde allí desplanta una hipótesis optimista. Oculta que el voto del PRI fue ineficiente, pues con la votación obtenida la cantidad de municipios ganados es pírrica. Destaca que el PAN disminuyó 80 mil votos respecto de la elección 2016, olvidando que esa elección es de categoría diferente a una municipal, pero que aun así, con menos votación respecto de 2016, obtuvo más del doble de municipios para sus estadísticas. La experiencia enseña que si el diagnóstico es erróneo, el resultado no podrá ser exitoso.