Redacción Sociedad 3.0

El descontento ciudadano se hizo patente en Gautemala, a raíz de una reforma al Código Penal que, en lo oscurito (muy a la mexicana), exoneraría a 107 políticos que habrían cometido financiamiento electoral ilícito, además de liberar de prisión a quienes hayan cometido un de las 400 violaciones a la ley.

A través de las redes sociales y la prensa, varias organizaciones de activistas, grupos de lucha por los derechos de las mujeres, agrupaciones campesinas y estudiantiles convocaron a un paro nacional el 20 de septiembre, bajo los hashtag #YoNoTengoDiputados  y #PactoDeCorruptos. También es destacable el papel de los empresarios guatemaltecos , quienes prohibieron la entrada en sus comercios a los diputados, como apoyo a la lucha contra la impunidad.