Viernes contemporáneo
Por Armando Ortiz
12 de septiembre de 2017

Vaya con la diputada Rocío Nahle, ¿a poco no se dio cuenta que estaba siendo grabada? O quizá el propósito era ser grabada entregando materiales en apoyo a los damnificados del sur del estado. Todo hubiera estado bien si a la señora diputada no se le hubiera salido mencionar el nombre de su partido Morena. Entonces las dádivas de la diputada, y de las personas que la apoyaron, tomaron un cariz electorero. Es por ello que la Fiscalía General del Estado “inicio la indagatoria número 124/2017/EE, a fin de esclarecer la probable ilegalidad de la actividad protagonizada por la diputada federal Rocío “N”, en la cual la legisladora menciona que le acompañan miembros del citado partido político”. No sabemos si se le podrá achacar algún delito electoral o no a la diputada, eso lo dirimirán las autoridades competentes. Lo que sí podemos decir es que una vez que el video, donde se le ve repartiendo esos recursos, salió a las redes, ya las redes sociales la auscultaron, la juzgaron y la condenaron. ¿Quién se salva de ese juicio?

Sacar raja política o “que tus dádivas de misericordia sean en secreto”

Está escrito en Mateo capítulo 6 versículos 3 y 4: Mas tú, cuando hagas dádivas de misericordia, no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha, para que tus dádivas de misericordia sean en secreto; entonces tu Padre que mira en secreto te lo pagará”. Bueno, eso se lo enseñaban a uno hasta en la doctrina, las dádivas, para que tengan valor, se deben entregar sin andar haciendo alardes. Pero al parecer los políticos ni fueron a la doctrina y la Biblia no la leen ni por error. El mérito de una dádiva se elimina cuando se anda d esquina en esquina pregonando lo bueno que es uno. Es por ello que bien merecidos fueron los despidos de esos funcionarios públicos que quisieron lucrar políticamente con la desgracia de un pueblo. Seguramente, algunos de los que apoyaron las entregas de despensas pensaron que estaban haciendo un bien; veían el rostro de las personas recibiendo esas despensas y eso los hacía sentir que eran buenas personas. Sin embargo, si bien la acción pudiera parecer buena, la intención era otra. Ellos querían dejar en la mente de los damnificados y en la mente de las personas que vieran esas fotos, donde posaban entregando despensas, la idea de que ellos eran tan buenos que hasta se le podía elegir para un puesto de elección popular. Eso es sacar raja política.

Los funcionarios que sólo van a posar para la foto, mejor que no vayan al lugar de la tragedia

Decía el enlace de prensa de un funcionario estatal: “En pose de atención a los niveles #SIOP”. Y en verdad se ve al funcionario muy en pose, mirando el nivel de agua de un río en Tlalixcoyan. Un periodista la cuestionó: “¡En pose! ¿Pura pose?”. Y es que ese es el cuestionamiento que se está haciendo a muchos funcionarios públicos a nivel federal, los cuales acuden a los lugares afectados por el sismo de 8.2 grados en Chiapas y Oaxaca, se toman la foto, ponen cara de tristes, abrazan a la gente y se van a sus oficinas muy quitados de la pena. En todo caso mejor que ni vayan, mejor que manden a alguno de sus subalternos a que le pase los pormenores de la tragedia, pero que no vayan a poner su cara de tristeza sin manifestar empatía con la gente que está padeciendo su tragedia. De lo que se trata es de tomar acción y aliviar en algo el sufrimiento de las personas. A ellos les dieron una responsabilidad, los dotaron recursos para que trabajaran por la gente, están obligados a optimizar esos recursos. Pero si sólo van a ir a tomarse la foto, pues mejor que no vayan.

aortiz52@nullhotmail.com