Graco Ramírez el gobernador de Morelos quiere ser presidente por eso busca o buscó la candidatura perredista porque parece convencido de lo inútil de su empresa y desistió de su empeño, no así de imponer candidato por el PRD a sucederlo a pesar de su serio diferendo con organizaciones civiles y la Universidad de Morelos. Es aquí donde el flamante Frente Amplio torcerá el rabo porque el PAN o su militancia local tienen prospecto para ese puesto; algo similar pudiera ocurrir en Jalisco, en donde Movimiento Ciudadano presume de su fortaleza y pide mano para la candidatura, pero, de igual manera los panistas del estado tienen su corazoncito. Si los hacedores de ese Frente logran deshacer ese nudo gordiano podrán seguir adelante, de otra manera tendrán que enfrentarse electoralmente entre sí en esos estados. Y para la presidencia de la república a ver como convencen a Mancera de que Anaya o doña Margarita son mano en esa candidatura, por estas y otras circunstancias el Frente amplio pudiera ser tan efímero como un arco iris.