Viernes contemporáneo
Por Armando Ortiz
14 de septiembre de 2017

Un terreno de ochocientos ochenta y siete metros cuadrados fue comprado por la hermana de Edgar Spinoso quien, según el gobernador, ya devolvió parte de lo que se robó como funcionario de Veracruz. Esa propiedad que se ubica en Xalapa, en la avenida Arco Sur, frente al Walmart, se lo compraron a los jóvenes exfuncionarios duartistas Leonel del Campo Fernández Rabatte y a José Eduardo Gómez Maitret, quienes aparecen como propietarios de ese terreno que pertenecía a la reserva territorial; vaya usted a saber cómo se hicieron de esa propiedad. Un dato nos podría dar luz sobre el asunto. Fernández Rabatte, durante el gobierno de Javier Duarte de Ochoa, fue Coordinador de Auditoría a la Obra Pública de la Contraloría General del Estado de Veracruz. La propiedad fue vendida en 3 millones 450 mil pesos, lo que parece ser una ganga, tomando en cuenta las posibilidades comerciales del terreno, en donde por cierto ya se está trabajando para poner alguna estación de servicio, y otros negocios, pues como reportamos en entregas anteriores, ya están tramitando los permisos para ello. Al parecer los Spinoso no piensan tener ocioso su dinero “bien habido”, ya exculpado piensa ponerlo a trabajar.

Algo se rompió en Xalapa; muertes, muertes y más muertes; a los cuerpos les arrojan escobas, como si el mensaje fuera “limpieza”

Son ya muchas muertes las que cada semana suceden en la capital de Veracruz; los ciudadanos ya se habían desacostumbrado a ese tipo de violencia. Porque si bien la inseguridad ha estado latente desde que los grupos criminales tomaron Xalapa, también es cierto que hacía rato la frecuencia de muertes violentas, balaceras o cuerpos arrojados a las avenidas había bajado un poco. Pero de unos días para acá la violencia arrecia en la capital de Veracruz. Pasadas las 15:00 horas del miércoles 13, Día de los Niños Héroes, una persona fue baleada en la calle Dr. Lucio, en pleno centro de la ciudad. Por la tarde de ese mismo miércoles tres cuerpos decapitados fueron arrojados cerca de la calle Murillo Vidal, frente al parque Leonardo Pasquel; con un humor muy negro pusieron en sus cabezas cercenadas sombreros que se estilan en las fiestas patrias. En días anteriores nos hemos enterado de ejecuciones, venganzas y ajustes de cuentas. ¿Qué se rompió en Xalapa? ¿Acaso había un acuerdo y eso fue lo que se rompió? ¿Acaso un grupo nuevo (según dicen los Ántrax) están haciendo limpieza para tomar la plaza? Un detalle interesante sobre los cuerpos decapitados es que les arrojaron escobas encima, como si el mensaje fuera que están haciendo limpieza. Los que nos queda claro es que en Xalapa se rompió la paz y va a estar muy difícil que las autoridades nos la recuperen.

El hombre ejecutado en Xalapa, se encadenó en SEFIPLAN buscando pago; de alguna manera le compensaron, porque no se volvió a encadenar

Antonio Mota Pérez, asesinado este miércoles en el centro de Xalapa, fue el mismo sujeto que se encadenó en la SEFIPLAN para exigir que le pagaran un millón 450 mil pesos que según le adeudaban por trabajos de publicidad. Mota Pérez llevó en esa ocasión fotografías suyas con el exgobernador Javier Duarte. No se sabe si le pagaron o no. Buscando antecedentes Mota Pérez aparece como beneficiario del Fondo del Futuro. Fideicomiso de Administración e Inversión. Buscando más datos sobre esta persona nos encontramos también con que era propietario de un taxi con placas de Xalapa, que tuvo un accidente en el puerto de Veracruz y que fue abandonado. El caso es que después de que se encadenara a SEFIPLAN, no se tienen noticias de que Antonio Mota Pérez haya seguido reclamando el adeudo del millón 450 mil pesos. Al parecer de una manera u otra terminaron compensándole. Por cierto, ha trascendido que la persona que lo acompañaba era Guillermo Don Castillo, un auxiliar administrativo de la Fiscalía.

aortiz52@nullhotmail.com