Xalapa- 2017-09-3013:11:07- LeticiaCruz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO
La desmedida importación de café tiene el pie puesto sobre los productores veracruzanos, quienes no sólo han tenido que enfrentarse a la plaga de la roya, la falta de apoyos gubernamentales, las afectaciones climáticas, los bajos precios y la desleal competencia de trasnacionales, sino que además compiten contra “importaciones de contrabando solapadas por el gobierno mexicano”, deploró en entrevista Fernando Celis Callejas, de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Cafetaleras y de la Coordinadora Regional del Café de Coatepec.

El café se importa hasta por contrabando, como es el caso del aromático hondureño que entra por Chiapas, ante lo que el gobierno mexicano se hace “ojo de hormiga”.

“Se trata de un café de mala calidad, que entra de contrabando y que no tiene ninguna regulación sanitaria… El año pasado entró un millón y medio de sacos de Honduras, la mayoría de contrabando. Honduras produjo esta cosecha que pasó ocho millones de sacos, es de los cafés más barato de los arábigos lavados, el café que se pergaminiza; la mayoría de los sacos entró de contrabando”.

El contrabando de café hondureño ha sido denunciado por los productores de café pero los gobiernos han desoído el señalamiento, por lo que los productores veracruzanos y nacionales continúan en severa crisis, lamentó Fernando Celis Callejas.

“Se sabe que entra (el café hondureño) por Chiapas y se sabe cómo lo distribuyen: lo mezclan con café mexicano, le cambian el saco y lo venden como café mexicano y hasta se exporta… En Honduras creció mucho la producción, hay café dañado, ese café es el que viene de contrabando”.

Además se importa café a través de Nestlé, añadió, que al igual que el café hondureño es de menor calidad al que se cosecha en México, deploró Celis Callejas.

“La misma industria reconoce que en el año 2016 se importaron 3.5 millones de sacos, cuando la producción fue de 2.2; o sea, es la primera vez que se importa más café que el que se produce a nivel nacional. La Nestlé y otras empresas importan 1.5 millones de café robusta, que no se produce casi en México porque se considera de menos calidad”.

Explicó que el precio del café robusta es de 100 dólares un quintal, mientras que el café mexicano de primera calidad tiene precios bajos y castigados de 145 dólares.

“Entonces imagínense el negociazo que hacen los que traen el café de menor calidad, a menos precio, y que todavía empresas como Nestlé lo venden rebajado en sobrecitos”.

>> IMPORTACIONES DESPLAZAN Y EMPOBRECEN CAFETICULTURA NACIONAL

Dicho en otras palabras, reiteró Fernando Celis Callejas, de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Cafetaleras y de la Coordinadora Regional del Café de Coatepec, “las importaciones de café, sean legales o por contrabando” provocan que el café nacional, como es el caso del veracruzano, sea desplazado por el grano aromático de menor calidad de otros lugares, como Honduras. Esto provoca una severa crisis para los productores nacionales.

“Las importaciones de café de menor calidad vendido a bajo precio han afectado mucho los precios internos. Se le ha pedido al gobierno que revise y se disminuya la importación, pero el gobierno dice que cuando llegue a producción a 10 millones de sacos; eso es una burla, eso a ver cuándo así como estamos, quizás en 10 o 20 millones de años, porque ni se nos entregan los recursos de este año; hay afectaciones por plagas y cambio climático. Los productores están trabajando, pero por si fuera poco nos han pegado los huracanes en varias zonas como aquí en Veracruz, y todavía el terremoto en Chiapas afectó las regiones cafetaleras, entonces las regiones cafetaleras están empobrecidas”.