Por si acaso…

Por Carlos Jesús Rodríguez

07 de Septiembre de 2017

*Dante-Yunes; Ahued-Cuitláhuac
*UV no figura entre las mejores

EN ARAS de la vapuleada “democracia”, y ahora que se avecinan procesos para seleccionar candidatos a Gobernador por la coalición PAN-PRD-MC; por la del PRI y su aliado natural, el Partido Verde Ecologista, y por el Movimiento de Regeneración Nacional y PT–que son las tres alianzas o institutos más significativos-, no estaría de más que las dirigencias nacionales ordenaran un ejercicio transparente de elección interna que impulse a los mejores para que la sociedad decida, no a partir de imposiciones o “dedazos” desde las cúpulas, sino en razón a quienes consideran los gobernados que deberían representarlos en las urnas. En ese sentido, por la primera coalición no se vería del todo mal una contienda abierta entre el panista Miguel Ángel Yunes Márquez –hijo consentido del Gobernador Yunes Linares- contra él, recientemente, agregado, Dante Alfonso Delgado Rannauro –y que salga el más competitivo de acuerdo con la decisión de panistas, perredistas y convergentes-; o de entre José Francisco Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa –para que el mejor posicionado sea el que represente al PRI- y finalmente entre Cuitláhuac García Jiménez y el neo-morenista Ricardo Ahued Bardahuil. Se trata de evitar las imposiciones cupulares aprovechando el compromiso del Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares de no intervenir en el proceso que se avecina. Y es que la sociedad agradecería a todos los partidos –y actores políticos- una decisión de semejante envergadura para evitar rumores, malos entendidos, imposiciones y caprichos desde la cúpula del poder. Ojala se realizaran esas contiendas o que, al menos, el pueblo las exigiera…

*****

AUNQUE YA no tiene ambiciones, puesto que no existe en el contexto legal una tercera reelección, Sara Deifilia Ladrón de Guevara González debería luchar por insertar a la Universidad Veracruzana dentro de las 10 mejores Universidades del País, ya que, actualmente, no obstante atender una matrícula de 63 mil 369 estudiantes en 305 programas de educación formal: 173 de licenciatura, 124 de posgrado, 8 de TSU (Técnico Superior Universitario), y otros 21 mil 619 atendidos en programas de educación no formal a través de Talleres Libres de Arte, Centros de Idiomas y de Autoacceso, de Iniciación Musical Infantil, Departamento de Lenguas Extranjeras, Escuela para Estudiantes Extranjeros y Educación Continua, lo que eleva la matrícula a 84 mil 988 estudiantes, lo cierto es que la UV no está en el top de las mejores de México, aun cuando la ex secretaria académica de esa casa de estudios, Leticia Rodríguez Audirac mintió días antes de su cese fulminante al señalar que “a pesar de la crisis financiera que aqueja a la Universidad Veracruzana, la Casa de Estudios figura dentro de las 10 mejores universidades a nivel nacional y dentro de las 35 mejores de América Latina por su calidad educativa y de investigación”, lo cual provocó la hilaridad de muchos, aunque entendieron que la dama intentaba ser ratificada en el cargo una vez que Deifilia Ladrón reasumiera la rectoría.

Y ES que un estudio realizado por la revista América Economía Intelligence que tomó en cuenta la calidad docente de las universidades, la investigación que realizan, el prestigio, la internacionalización, la oferta de posgrado, acreditación, inclusión y diversidad –avalado por el Times Higher Education-, indica que las 10 mejores universidades del País, son: 1.-La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); 2.-El Instituto Tecnológico Autónomo de Monterrey Campus Monterrey; 3.-El Instituto Politécnico Nacional (IPN); 4.-La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM); 5.-La Universidad de Guadalajara; 6.-La Universidad Autónoma de Nuevo León; 7.-La Universidad de las Américas Puebla (UDLAP); 8.-El Colegio de México (Colmex); 9.-La Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y, 10.-La Universidad Autónoma Chapingo

CIERTAMENTE, LA UV forma parte de las 10 mejores universidades públicas Estatales, que no es lo mismo a las mejores del País, ocupando el primer sitio, la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM); 2.-La Universidad de Guadalajara; 3.-La Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL); 4.-El Colegio de México; 5.-La Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP); 6.-La Universidad Autónoma Chapingo; 7.-La Universidad de Guanajuato; 8.-La Universidad Veracruzana; 9.-La Universidad de Sonora y, 10.-La Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, sin embargo, la Universidad Veracruzana fue fundada el 11 de septiembre de 1944, esto es, tiene 73 años de existencia, tiempo en el cual ha sido objeto de saqueos por muchos de quienes han fungido como rectores o autoridades, a tal grado que las instalaciones dejan mucho que desear, y qué decir de la formación académica, pues a pesar de tener una plantilla solo en el área de investigación de 728 académicos, de los cuales 562 son investigadores y 166 técnicos, además de que 58 por ciento cuenta con grado de doctor, 26 por ciento con maestría, 3 por ciento con especialidad y 13 por ciento con licenciatura o pasantía, la UV sigue egresando alumnos casi de panzazo.

UNO ESPERARIA que fuera no solo una de las mejores universidades del País sino de Latinoamérica y el mundo, pero el Times Higher Education que presentó su Ranking Mundial de Universidades 2018, solo clasifica a tres instituciones mexicanas como las que lograron ubicarse dentro de los primeros mil lugares, y entre estas, además del Tecnológico de Monterrey y la Universidad Nacional Autónoma de México, habituales representantes mexicanas en esos estudios, y la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) que apareció, también, en esa lista que dominan Estados Unidos y Gran Bretaña. Por eso la flamante rectora –por un segundo periodo al frente de la Universidad Veracruzana-, debería enfocarse en mejorar no solo la oferta académica –para evitar la saturación de ciertas carreras- sino, incluso, la plantilla laboral –o de catedráticos, la mayoría desfasados de la modernidad a partir de las reformas estructurales del País, sobre todo en materia penal, laboral y civil-. Y es que no hacerlo y mantener un personal caduco solo porque los sindicatos consecuentan todo, sería tanto como hacerle harakiri a esa institución que debería ser de las mejores del País, y que no lo es por la corrupción galopante que le ha alcanzado -motivo de otra entrega-, ya que millones de pesos son destinados, tácitamente, a aviadores y proyectos sin sustento, solo para demostrar que están “trabajando”. Así las cosas…

OPINA

carjesus30@nullhotmail.com