Astrolabio Político
 Por: Luis Ramírez Baqueiro
25 de septiembre de 2017

“El deber de una persona está allí donde es más útil.” – José Martí.

Como si Javier Duarte no hubiera hecho ya suficiente daño, aun Veracruz, padece de los estragos que dejó a su paso este remedo de langosta bíblica que junto con sus secuaces arrasó con todo lo que encontraron a su paso.

De esta manera la polémica desatada por algunos empresarios y aprovechada hábilmente por los detractores del actual gobierno que encabeza Miguel Ángel Yunes Linares, sirvió de campo de cultivo para hacer circular las versiones de que la actual administración se niega a pagarles a algunos proveedores, adeudos contraídos por la pasada administración, que reclaman airados por su dinero.

Ha sido tal la presión, que el mismo gobierno en funciones respondió convocando a una reunión a los afectados, en ella, el propio mandatario estatal afirmó que se revisarán las demandas de los acreedores de gobierno documentalmente y en campo, y se hará una programación de pago conforme a las posibilidades reales del gobierno del estado.

Tan solo este domingo, luego de una reunión se prolongó más de tres horas con las cámaras empresariales, el Ejecutivo indicó que la deuda que mantiene el gobierno del estado con los empresarios no está determinada aún, por ende, nadie canceló ninguna deuda.

El responsable del Poder Ejecutivo si fue enfático al señalar que habrá de verificarse tanto documental y en campo y resultado de ello se programará un pago conforme a las posibilidades reales del Gobierno del estado

Y aun cuando muchos suponen que el tema del adeudo fuera el motor de dicho encuentro, la realidad es que no fue así a los empresarios les prioriza saber cuáles son las perspectivas de Xalapa y buscar construir un Plan para la Reactivación Económica para la ciudad -mismo que habrá de ser atendido por el secretario Alejandro Zairick-, la seguridad y después el tema de la deuda.

El gobernador apunto que habrá reuniones de seguimiento, aunque dijo que las fechas no estaban definidas y añadió que quienes acudieron a la reunión fueron la Cámara Nacional de Comercio (CANACO), el Consejo Coordinador Empresarial, la Cámara Nacional de la Industria y la Transformación (Canacintra), además de empresarios independientes y otros más.

Cuestionado sobre el monto que habría sido presentado al inicio de su administración en donde se afirmaba que se les debían 20 mil millones de pesos, la realidad es otra, ejemplifico el caso de un supuesto proveedor que exigía el cobro de 10 millones de pesos pero el mismo brindaba cobertura informativa en Mexicali, a donde el estado no tiene incidencia y mucho menos beneficios.

De los 763 contratistas a los que supuestamente se les debía, solo 33 se han presentado a cobrar en oficinas de la Secretaría de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN); de los 1083 proveedores que reclamaban puntual pago de servicios solo 91 han dado el rostro.

De esa bolsa de 20 mil millones de pesos, solo 454 millones sería la cifra real de adeudo con empresarios, lo demás es evidente que formaría parte de ese plan, montado por Duarte y sus cómplices para seguir saqueando perpetuamente al estado.

La herencia maldita que dejará el peor gobernador de Veracruz, continuará ahí, congelada en el limbo, tras la presentación de un decreto en donde el Ejecutivo ponga punto final a esas perversas intensiones por seguir saqueando el erario de la entidad.

Al tiempo.