Memoria colectiva 
Por Oswaldo Ceballos Fornaguera

Hay ocasiones en donde el show no debe continuar, y eso es lo que deberían en teoría pensar los directivos de la Liga MX ya que, por sus pistolas, han decidido que ya se juegue la siguiente fecha del torneo de fútbol mexicano.

A menos que estén de acuerdo todos los equipos en donar la totalidad de sus taquillas para los damnificados, cosa de la cual no están dispuestos la mayoría, y menos la propia Liga.

Entonces, ¿cuál es su urgencia?

Su obvia respuesta es su calendario, bien, pues permítame comentar que una organización deportiva como este es el caso, tiende a bien ajustar su año natural por cualquier adversidad o contratiempo. El terremoto del 19 de septiembre de 2017 no es cualquier cosa, como para pensar que, si no se reprograman los partidos después, se acaba el fútbol mexicano.

Es decir, tenían que prever inconvenientes, pero no, lo primero que hacen es atascar el calendario con juegos y más juegos, incrustar en un año ¡dos torneos de copa más!

Torneo copero que todos le hacen el fuchi, pero a la vez todos quisieran ganar.

Lo anterior, quiere decir que, en un año, usted tiene cuatro torneos locales en disputa, ¿es mucha la voracidad de la Liga MX, no cree?

Lo cierto es que, además del hambre eterna que tienen en las altas direcciones de la Liga, también temen por los patrocinios, los cuales se ven afectados ante la inactividad futbolística, pero insisto, lo que ha sucedido el 19-S no es una eventualidad que pueden dejar pasar tras una semana y ya, no señores.

Aquí, el show no debe continuar, aquí todos y absolutamente todos como sociedad organizada tenemos la responsabilidad de salir adelante como un país de verdad unido, si en la Liga MX deciden que haya partidos pues que donen todas las taquillas.

No se preocupen por el gasto corriente ni el fijo, me parece que después de tantos años de ganar millones de dólares tanto en México como en los Estados Unidos donde se organizan juegos tanto de clubes como de la Selección Mexicana (lo cual no tiene un sentido más que el económico), bien pueden sufragar los pagos de una sola jornada.

Como ejemplo, al estadio Corregidora en donde se jugará el Pumas vs Cruz Azul le caben 35 mil 575 personas, si de manera simbólica, los aficionados pagaran 50 pesos por entrar, se recaudaría un millón 778 mil 750 pesos; muy buenos para contribuir y estamos hablando de un solo partido en un estadio con menos de 40 mil en su capacidad.

BONUS

Una tensa calma se vive en Cataluña, el primero de octubre se realizará el referéndum sobre la independencia catalana en una lucha interna que abarca décadas y en donde se ha tenido épocas bastante oscuras como el franquismo. Y la pregunta es ¿qué pasará con Barcelona, Espanyol y Girona si se independiza Cataluña de España? La moneda en el aire.

Twitter: @Oswaldocfx