Ciudad de México- 2017-09-0611:14:36-En lo que va de 2017 el número de militares que han fallecido durante la Campaña Permanente contra el Narcotráfico y de Aplicación de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos superó al total que se registró en todo el año pasado.

De enero a agosto, 30 elementos del Ejército murieron en diversas operaciones en el contexto de esa cruzada, mientras que de enero a diciembre de 2016 perdieron la vida 24, de acuerdo con estadísticas de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Durante 2017, 11 soldados fueron abatidos por disparo de arma de fuego durante ataques de grupos criminales, siete de ellos en Tamaulipas.

Cuatro murieron por la misma causa en Puebla, entidad que no era considerada anteriormente con fuerte presencia de la delincuencia organizada.

Otros nueve perecieron en accidentes automovilísticos, ocho arrastrados por la corriente de un río y dos por accidente con arma de fuego.

La Sedena informó que tres integrantes del Batallón de Fuerzas Especiales fallecieron en un ataque armado perpetrado el 11 de enero de 2017 en Nuevo Laredo, Tamaulipas (un sargento y dos cabos); el 5 de abril murió en ese municipio un soldado adscrito al Regimiento de Caballería Motorizado.

El 3 de mayo perdieron la vida cuatro militares (un cabo y tres soldados) durante agresiones que cometieron huachicoleros en la comunidad de Palmarito Tochapan, municipio de Quecholac, Puebla.

Entre el 23 y 24 de julio fueron asesinados a tiros un cabo, un sargento y un soldado en San Fernando y Valle Hermoso, Tamaulipas.

Nueve militares fallecieron en diferentes accidentes vehiculares en Puebla, Sinaloa, Chihuahua y Michoacán; y dos en accidentes con arma de fuego en Acapulco, Guerrero, y Tlahualilo, Durango, respectivamente.

El 10 de junio perecieron ocho elementos del Ejército que realizaban labores de apoyo a la seguridad pública cuando fueron sorprendidos por una avalancha de lodo en San Miguel Totoloapan, Guerrero.

De acuerdo con la Sedena, en 2016 murieron 14 militares durante choques armados con delincuentes, seis en accidentes automovilísticos y cuatro en accidentes aéreos para un total de 24.

Al inicio del sexenio, entre el 1 y el 31 de diciembre de 2012 fallecieron cuatro militares, tres por disparo de arma de fuego.

Durante 2013 perdieron la vida 44 integrantes del Ejército y Fuerza Aérea en la campaña permanente contra el narcotráfico, de los cuales 24 fueron por heridas de bala.

En 2014 el número de bajas fue de 32; de éstas, 18 se registraron durante enfrentamientos armados; en 2015 perecieron 32 soldados, 17 por disparos de arma de fuego de miembros de la delincuencia.

Además, las tareas del Ejército y Fuerza Aérea han permitido arrebatar a las organizaciones criminales 1.2 millones de dólares en efectivo y 7.5 millones de pesos.

Agencias/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO