Ciudad de México- 2017-09-0517:23:33- Paulina Ríos/

(EXCLUSIVA) Todo ocurrió en una plática entre viejos amigos, compañeros de escuela en el ITAM, el centro de estudios universitarios más prestigiado en el área de las ciencias económicas, de pronto como saliéndose del tema uno le dice al otro, llegó el tiempo que te prepares para lo que viene.

El comentario no tendría la menor importancia excepto la personalidad de los protagonistas. Así de esa manera informal se escriben los grandes capítulos de la historia política del País.

De esta forma transcurrió el destape más esperado en el quehacer electoral del País.

José Antonio Meade, el secretario de Hacienda que ha ocupado cinco secretarías en los dos últimos sexenios, le advertía al senador veracruzano José Yunes Zorrilla que había llegado el tiempo de empezar a trabajar en las candidaturas para la Presidencia de la República y el gobierno del estado de Veracruz.

Todo lo que se había escrito en páginas de los medios nacionales y en los prolongados espacios de los medios audiovisuales se resumía a las tres palabras mayores dichas entre sorbos de un humeante café.

Antes de ser secretario de estado, Meade Kuribreña había manifestado “Yo voy a ser presidente de México”.

Es el sigiloso candidato prianista que la tiene amarrada desde el principio, con la vestimenta tricolor y la ropa interior azul.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO