Sin tacto
Por Sergio González Levet
07 de Septiembre del 2017

De conocer, conozco a muchos paisanos misantecos que muestran una notable inteligencia. Será cosa de la sabrosa comida o de la naturaleza fértil en todos los sentidos que hay en esos lares, pero en verdad que son muchos los que en mi tierra destacan por la brillantez de su mente, y no me refiero para nada a la parte exterior de su cabeza.

    Por esa razón, se me hizo natural saber que dos alumnos del Instituto Tecnológico Superior de Misantla (ITSM) ganaron en Chile el primer lugar en un concurso mundial de ciencias.

    Elva Esther Candanedo Candanedo y Amaury Isaí Nabor Lagunes -de apellidos netamente cachichineros, para que no haya suspicacias- lograron la hazaña con su “Prototipo Didáctico de un Fotocolorímetro de Fuente Abierta” (a mi oído ignorante el nombre le sabe a cosa sumamente importante y compleja en la desconocida área de las ciencias exactas), que obtuvo el primer lugar en la categoría Supra Nivel Universitario, en el Concurso Internacional de Ciencias Milset 2017.

    Bueno, mi amigo Atticus -Finch- Licona me dice que el Fotocolorímetro de Fuente Abierta se utiliza en lecturas de compuestos de proteínas, biomasa, aldehídos, cloros y diversas sustancias químicas.” ¡Ah!

    El Milset, explica su presidente, el maestro en Ciencias Roberto Hidalgo Rivas, “es una organización mundial que tiene como principal objetivo la promoción de las vocaciones científicas entre los niños y los jóvenes. La idea es que ellos propongan innovaciones, inventos, investigaciones o proyectos de divulgación de algún tema que les guste, en cualquier área de la ciencia y la tecnología, incluyendo por supuesto a las ciencias sociales. Entonces, los chicos piensan en algunas problemáticas y cuáles serían sus posibles soluciones, y esto trae como consecuencia una cantidad enorme de ideas, que se plasman en un concurso que inventó Milset, que se llama la Expociencias. En ésta se presentan ideas de cómo producir nuevos alimentos, cómo inventar nuevos materiales, cómo hacer más eficientes algunos procesos de ingeniería, cómo poder divulgar la ciencia y la tecnología. Es un mundo de ideas. Entonces, lo que se necesita para participar es conocimiento, ingenio y desarrollar una idea”.

    Hay que decir que Elva Esther y Amaury Isaí fueron debidamente guiados por su maestro de la carrera de ingeniería bioquímica -¡válgame dios!-, el doctor Arturo Cabrera Hernández, y recibieron el apoyo y el impulso necesario de parte del ingeniero José Alberto Gaytán, Director del ITSM.

    El concurso fue un evento importante del Foro XI Foro internacional de Ciencia e Ingeniería, que se realizó en la ciudad capital, Santiago, con la anfitrionía de la Universidad Católica de Chile.

    Nuestros jóvenes héroes científicos ganaron limpiamente contra proyectos presentados por estudiantes de otros 25 países.

    Ante este nuevo éxito del ITSM, que tantas satisfacciones ha dado al pueblo, no puedo menos que recordar cuando era apenas una idea de David Sánchez Hernández, quien subía y bajaba, pedía y rogaba, importunaba y exigía a todas las autoridades posibles, hasta que logró el sueño imposible de que el presidente Ernesto Zedillo ordenara la construcción de la primera escuela de educación superior de Misantla.

    Ustedes, Elva y Amaury, son herederos legítimos de aquel sueño, con su propio sueño de estudiantes dedicados.

    ¡Muchas felicidades!

sglevet@nullgmail.com

Twitter: @sglevet

Facebook.com/sglevet

www.journalveracruz.com