Río Blanco- 2017-09-2415:30:46- Jorge Galindo/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

Grupos civiles de Veracruz que distribuyen ayuda humanitaria a damnificados de Puebla, México y Morelos denunciaron que algunas áreas del gobierno son ineficientes e inoperantes para atender la desgracia, pues a cinco días de ocurrido el sismo que derrumbó edificios, escuelas, comercios y viviendas, ni siquiera cuentan con un censo para repartir de forma equitativa la ayuda a los damnificados.

“Hemos ido esta semana a la Ciudad de México y a Morelos. Si me preguntas qué está pasando te diré con certeza que lo mismo; el Ejército trabaja arduamente en el retiro de escombros, salvamento, tienen módulos de atención médica y cocinas para dar de comer a los damnificados, hasta ahí todo bien.

“Pero cuando se trata de distribuir la ayuda humanitaria te das cuenta que no hay un censo real del número de familias damnificadas, se desconoce cuántos niños, de qué edad, cuantos adultos mayores o personas con algún tipo de discapacidad”, precisó Antonio Apuleyo Conde de la asociación civil Pico de Orizaba.

Y es que en redes sociales está circulando un video donde Jaime Juárez, quien se presenta como parte de la contraloría municipal de Cuernavaca, denuncia desde el aeropuerto que por instrucciones de “alguien”, que no se especifica, no se han entregado los víveres procedentes de ciudadanos y organizaciones altruistas de Veracruz.

La imagen puede contener: 4 personas, exterior y naturaleza

El voluntario veracruzano dijo que de nada sirve que ellos lleven alimentos seleccionados, golosinas, juguetes y ropa si a los lugares donde llegan autoridades de la Capital, Secretaría de Seguridad y Policía federal les piden a los voluntarios veracruzanos que dejen todo en las bodegas de Ayuntamientos.

“Lo que vemos es que hay bebés, niños menores de cinco años que tienen otra necesidad; hay adultos mayores que utilizan pañales, que necesitan medicamento y nada de eso hay en el censo y lo mismo pasa en Morelos donde hay bodegas del DIF llenas de despensas que no se reparten porque también hay familias que no cuentan con platos y vasos desechables.

“A quienes ayudan se les está olvidando donar utensilios personales, incluso desodorantes, jabón de tocador y cobijas. El gobierno tiene la responsabilidad de tener un censo de necesidad para evitar que los alimentos se echen a perder y se le acerque a la gente otro tipo de satisfactores pero vemos tristemente que no es así”, explicó.

Explicó que la mayor parte de la ayuda se está centrando en México y Puebla, y ya se olvidaron de apoyar a los hermanos de Chiapas y Oaxaca donde se registraron las primeras afectaciones por el sismo del pasado 7 de septiembre y que ahora se recrudecen con el sismo y réplicas del 23 de septiembre.

Apuleyo Conde recomendó a las asociaciones civiles, organismos internacionales y población en general que antes de ayudar investiguen sobre la necesidad real a través de grupos de Facebook que están publicando en tiempo real sobre el avance e indicó que hay poblados donde se requiere maquinaria pesada, herramienta y artículos personales.
(CON INFORMACIÓN DE LA REDACCIÓN)