Mientras en el PRI se entretienen fraguando estrategias contra el Frente Opositor, diseñando acciones contra Miguel Ángel Yunes, ideando la forma de convertir al actual Procurador General de la República en Fiscal General,  Andrés Manuel López Obrador declaró que donará el 20% de la cantidad que le asignen para campañas de proselitismo a los damnificados del sismo pasado, aproximadamente  cien millones de pesos. Quizás no pase de un buen deseo, pues hay disposiciones normativas que pudieran evitar el desvío para el donativo, pero AMLO andan en campaña y sabe del efecto de ese gesto, Total, si no es posible concretar su anuncio bastará con echarle la culpa a la “mafia del poder”, pero “golpe dado…”