Por si acaso…
Por Carlos Jesús Rodríguez
11 de septiembre de 2017

*PRI-Morena denuncian ilícito
*Gobierno impopular en redes

EN POLITICA –como en todos los órdenes de la vida- es común que “paguen justos por pecadores”, cita bíblica muy socorrida que suele empatarse con otra sentencia mexicana no menos sabia: “la soga se rompe cotidianamente por lo más delgado”, que en lenguaje popular expresa que el que lleva las de perder en una organización jerárquica que busca responsables será, perenemente, es el más débil, o que las consecuencias recaerán sobre los que tiene menos respaldo político o social, sobre todo cuando ocurre un suceso negativo que afecta a los poderosos. Las sanciones en esos casos suelen orientarse hacia los menos fuertes en la cadena de involucrados, y el tema viene a colación por lo ocurrido el pasado fin de semana en Coatzacoalcos, donde integrantes del yunismo, esto es, del clan Yunes Linares-Márquez decidieron entregar despensas a personas afectadas por las lluvias recientes, usando el logotipo de una “asociación civil” que lleva por nombre “Yunete”, en alusión al apellido del Gobernador y de sus hijos Miguel Ángel y Fernando, el primero Presidente Municipal de Boca del Río (y aspirante a la gubernatura en el 2018 abanderado por el Frente Ciudadano por México) y, el segundo, alcalde electo del Puerto de Veracruz, independientemente de que el mandatario, suena el rio, buscaría ser Senador de la República si Ricardo Anaya es abanderado del PAN-PRD-MC a la Presidencia de la República.

PUES BIEN, las partes más débiles del mecate, en este escandaloso caso, resultaron ser Rafael Jesús Abreu Ponce, director de la Comisión de Agua del Estado en Coatzacoalcos; Ricardo Cabrera Férez, delegado de Patrimonio del Estado en Xalapa y Mauro Sánchez Pola, Rector de la Universidad Tecnológica del Sureste en Nanchital que, a decir verdad, no hicieron lo que tanto les han censurado sino es con autorización superior. Nadie se traga el cuento de que fue de Motu Propio, sobre todo porque la reacción del Gobernador –y de sus hijos- no fue ipso facto, expresión latina que significa “inmediatamente” o “en el acto”, sino al día siguiente, tras consultar qué procedía, y ocurrió lo que muchos ya esperaban: el cese fulminante del acelerado trio de funcionarios menores que, seguramente, serán reacomodados en puestos un tanto discretos o, incluso, como funcionarios en el ayuntamiento que presidirá a partir de Enero en Veracruz, Fernando Yunes Márquez, amigo cercanísimo de uno de ellos.

PERO EL asunto no quedará en un simple cese y en el lavamiento de manos tipo Poncio Pilato. Son tiempos electorales y todo, por lo tanto, se aprovecha para lesionar al oponente, aunque en este caso, además de un delito que se encuadra en actos anticipados de campaña, se ofendió a personas que realmente necesitan la ayuda tras perder sus bienes o resultar afectados por el reciente temporal de Katia, ya que entregarles bolsas etiquetadas con el logotipo “Yunete”, conteniendo galletas, agua y otras chucherías que están muy lejos de ser despensas, se condicionó, tácitamente, la entrega, esto es, se lanzó un mensaje político aduciendo que los Yunes si ayudan y, por lo tanto, deben seguir votando por ese apellido. Tal vez por ello, el Senador Héctor Yunes Landa –que conoce de sobra a esa familia ya que es primo hermano del mandatario y tío de los muchachos-, aclaró que “Yunete” trae las huellas dactilares del Gobernador Yunes Linares: “Esto es de él, es su estilo, son sus ocurrencias”, insistió, y en ese sentido dice que su pariente debe dar la cara y no limitarse a despedir a algunos funcionarios menores a quienes echó la culpa. “A Miguel no hay que interpretarlo, hay que conocerlo; lo menos que puede hacer es dar la cara y no estarle echando la culpa a otros; le conozco el sistema, es un chip que trae, él siempre ha operado así, vio que le salió mal, y como no tiene ninguna limitación para correr a alguien, lo hizo”.

Y EN ese mismo tenor, el dirigente Estatal del PRI, Renato Alarcón Guevara decidió no quedarse atrás (¡por fin!), por lo que informó que este lunes presentaron una denuncia ante el OPLE y la Fepade –y no, precisamente, ante la Fiscalía Estatal que controla el propio Yunes Linares-, en contra del Gobernador y los funcionarios que hayan participado en la entrega de las despensas bajo las siglas de la Asociación Civil “Yúnete”, ya que dijo que no confían en que la Fiscalía investigue realmente los actos que trascendieron este fin de semana a través de las redes sociales. Además, consideró que no es suficiente el despido de los funcionarios que participaron en estos hechos.

A Las denuncias se ha sumado el Movimiento de Regeneración Nacional, y a través de Manuel Huerta Ladrón de Guevara presentaron, también, ante la Fepade una denuncia por la entrega de despensas a damnificados usando la asociación civil: “Yúnete”, además de una queja ante el Organismo Público Local Electoral. “El gobernador tiró la piedra y escondió la mano”, dijo en referencia a la relación del nombre y logotipo de esa AC con el del mandatario, y advirtió que “Fepade está obligada a investigar esos presuntos actos de promoción electoral, tal vez con recursos públicos; vamos a ir ante el OPLE a poner una queja y ante otras instancias, en la Cámara Local de Diputados y en la Federal contra quienes son beneficiados de estas medidas”.

Y ES que la organización “Yúnete” utiliza colores y tipografías similares a las usadas por el PAN-PRD durante la campaña política del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, y en ese sentido el mandatario, tratando de librarse de la responsabilidad que le compete, ordenó separar de su cargo a los ya mencionados, ahora, ex funcionarios “con la finalidad de que sean investigados por la Fiscalía General que ya abrió la carpeta 123/2017/EE, y en su caso, si cometieron algún delito sean severamente sancionados”, según dice un ingenuo comunicado.

SIN DUDA, la redes sociales estarán presentes en el proceso electoral que se avecina, y a juzgar por la reacción en contra de las actuales autoridades Estatales, en el ámbito político se respira ya un severo rechazo en contra del Gobernador y funcionarios que le acompañan, y no es para menos ante tanta matazón, despidos, inseguridad –traducida en robos y asaltos a comercios y casas habitación-, secuestros y extorsiones en tan poco tiempo de Gobierno. Yunes Linares no ha cubierto las expectativas y, para variar, ha entablado pleitos rancheros con todo y con todos, acaso creyendo que la cultura del miedo arrodillará a los veracruzanos. Así las cosas. OPINA carjesus30@nullhotmail.com