Change.org

Activistas están realizando una campaña para que el Instituto Nacional Electoral retire el gigantesco presupuesto que tiene destinado para los partidos políticos y lo entregue para la reconstrucción.

A través de la plataforma, la campaña indica: La gente está volviendo a decir fuerte y claro: ¡quiten dinero a partidos y asígnenlo a terremoto! ¿Firmas y RT?

“Tras el terremoto del 85, cientos de edificios de salud y educación había sido derribados. La reconstrucción fue pausada y la pérdidas se contabilizaron en 4.100 millones de dólares. Según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el país requirió de un 2,39% de su Producto Interno Bruto (PIB) para recuperarse.

La reconstrucción demoró tanto que incluso en la década de los años 90 algunos edificios seguían en ruinas.” De hecho, muchos de esos edificios cayeron ayer sin haberse podido reparar.

Necesitamos que los recursos que existen se utilicen adecuadamente para que esto no suceda de nuevo.

—————————————————————————————————–

FIRMA AQUÍ 

https://www.change.org/p/ine-que-el-ine-destine-el-presupuesto-hist%C3%B3rico-que-aprob%C3%B3-para-los-da%C3%B1os-de-los-terremotos-en-septiembre-y-no-para-publicidad-de-partidos-pol%C3%ADticos?recruiter=785594473&utm_source=share_petition&utm_medium=twitter&utm_campaign=share_petition&utm_term=autopublish&utm_content=nafta_twitter_large_image_card%3Acontrol

—————————————————————————————————–

 

“El próximo año los partidos políticos no sólo recibirán la cifra histórica de 6 mil 778 millones de pesos que les aprobó el Instituto Nacional Electoral (INE). A ese monto hay que sumar el presupuesto que recibirán en cada uno de los estados del país, por lo que realmente tendrán para gastar 11 mil 904 millones de pesos.

El INE aprobó  el presupuesto que repartirá entre los partidos políticos para la elección federal de 2018; un total de 4.2 mil millones de pesos para gasto ordinario y 2.1 mil millones para gasto de campaña.

El mismo INE reconoció que se trata del presupuesto “más alto de la historia” para elecciones, aunque dijo que todo se debe a la fórmula de cálculo establecida en la Ley General de Partidos Políticos, con la que para obtener el gasto ordinario se multiplica el 65% de la Unidad de Medida y Actualización (UMA) —que desde enero de 2016 sustituyó al salario mínimo— por el número de ciudadanos inscritos en el padrón electoral.

De ese monto, se entrega un 50% adicional si hay elección presidencial, o 30% más si sólo hay elecciones legislativas.

Sin embargo, desde 2014, con la aprobación de la Reforma Política, esta misma fórmula aplica en los estados del país, por lo que el dinero que recibirán los partidos políticos aumenta hasta 44% considerando los recursos que tendrán para gasto ordinario y para gasto de campaña en los estados con comicios locales.

Usando la fórmula de la Ley General de Partidos Políticos, Animal Político calculó el gasto ordinario que tendrán los partidos políticos en cada entidad en 2018, según el padrón electoral local vigente; además del gasto de campaña que se añade en los estados con elecciones a gobernador o legislativas.

El próximo año habrá elecciones para gobernador en los estados de Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán, los partidos políticos de estas entidades suman otro 50% de gasto sólo para campañas políticas; pero además hay una veintena de partidos estatales con 30% más recursos por tener comicios legislativos.

De esta forma, además de los 6 mil 778 millones de pesos que recibirán los partidos políticos del INE, tendrán 5 mil 130 millones más repartidos por los institutos electorales locales.

Desde la aprobación de la Reforma Política y la Ley General de Partidos Políticos, cada ciudadano paga dos veces el gasto de los partidos políticos: primero para los partidos nacionales, y luego por los partidos de su estado; pues el gasto se calcula con la lista del padrón electoral: la federal y las estatales.

En la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara baja, de 2015 a la fecha, se han presentado 16 iniciativas para reducir el financiamiento a los partidos, pero cinco han sido desechadas, una fue retirada y 10 más están en la congeladora.”

Este es un modo de reclamar el dinero de la gente para algo que se necesita y de que los partidos hagan política real y no solo gasten en publicidad y cosas que no necesitamos.