La dirigente nacional del PRD, Alejandra Barrales, reclamó a quienes de su partido desean salirse para apoyar a otro candidato lo hagan de una vez. Pronto recibió la respuesta de Pablo Gómez, uno de los iconos de izquierda que aún permanecen en el PRD: “Yo no me voy”, le dice con una autoridad contundente, recordándole su derecho de fundador y la incongruencia en que se debate la señora Barrales: la izquierda tiene un candidato en MORENA, mientras el PRD de Alejandra, Chuchos y compañía, apoyará candidatos de derecha. Esa lógica es de dialéctica irrebatible.