Desde el Café
Por Bernardo Gutiérrez Parra
14 de septiembre de 2017

La tarde de este miércoles a eso de las 15:25 horas, fue asesinado un sujeto en pleno centro de Xalapa, a escasas cuadras del Palacio de Gobierno y de la Secretaría de Seguridad Pública. El atentado se perpetró delante de varios transeúntes que en ese momento circulaban por la calle de Lucio donde ocurrió el asesinato.

De acuerdo con las primeras versiones, este hombre caminaba con otra persona por la referida calle cuando unos sujetos que bajaron de un auto color gris, le dispararon en varias ocasiones hasta causarle la muerte.

Su acompañante corrió para salvar su vida, pero fue perseguido por los asesinos quienes lo hirieron para después emprender la huida.

El occiso respondía al nombre de Antonio Mota Pérez, de 58 años de edad y se dedicaba a la publicidad.  Su acompañante que resultó herido, es Guillermo Don Castillo, de 32 años, auxiliar administrativo de la Fiscalía del Estado.

También en Xalapa la joven Denisse Yazaret Morales Juárez, de 28 años de edad, fue reportada como desaparecida por sus familiares.

Y el broche macabro. A eso de las siete de la noche fueron descubiertos los cuerpos decapitados de dos hombres y una mujer frente al fraccionamiento “El Ensueño” también a unas cuadras del Palacio de Gobierno y de la SSP. Los cuerpos fueron embolsados y tirados sobre la avenida Murillo Vidal.

Todo esto a unos metros de donde, se supone, despacha el responsable de proteger y velar por nuestra seguridad.

Nunca que se sepa, había ocurrido un hecho de esta naturaleza casi frente a las narices del gobernador y de los policías estatales. Nunca se había atentado de esta manera contra el centro de Xalapa con cuatro muertes violentas en menos de cuatro horas.

Moraleja: la delincuencia ya se le subió a las barbas al señor gobernador junto con todo su gabinete de seguridad, y quienes están pagando el pato son los ciudadanos indefensos.

También este miércoles en Coatzacoalcos, unos delincuentes entraron en la casa del periodista Luis Alejandro Gómez Palma, y lo sacaron por la fuerza para llevarlo a un lugar desconocido.

Esta vez no esperaron a que el periodista saliera de su hogar, se metieron para sacarlo a empellones y golpes.

El mensaje para quienes nos dedicamos a este oficio es por demás tétrico y preñado de desasosiego.

El gobernador, sus colaboradores y por supuesto, el secretario de Seguridad Pública, tienen sus guardias de corps. Y no se diga el fiscal Jorge Winckler que trae un insultante equipo de guaruras. Pero y uno qué; a uno que es simple ciudadano ¿quién carajos lo protege?

Veracruz es uno de los estados que tiene en su territorio a todas las policías de la Federación, al Ejército y la Marina, pero la violencia continúa, crece y se está desparramando.  Tan es así que ya llegó al centro de Xalapa donde se asienta en poder estatal.

En su guerra contra la delincuencia y la violencia el gobierno de Yunes Linares va perdiendo por paliza con decenas de decapitados, ejecutados, desaparecidos, secuestrados…

¿Qué sigue ahora? ¿Ponernos a rezar?

Ora pues. ¿Quién dirige el primer Ave María?

bernardogup@nullhotmail.com