Xalapa- 2017-09-1712:45:53- Jesús Ruiz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

El asesinato de Mara Castilla reunió a cientos de xalapeños en una marcha para exigir justicia y en donde los familiares de la víctima afirmaron que México no se quedará callado ante crímenes como el de su hermana.

El recorrido comenzó en el Teatro del Estado, para pasar por el monumento a la madre en la Avenida Ávila Camacho y concluir en la plaza Sebastián Lerdo de Tejada.

Con profundo dolor, Gabriela Miranda, madre de Mara, hizo uso de la voz y pidió que su hija sea la última víctima por violencia de género, afirmando que lo que ha vivido en los últimos días es un infierno.

“Pensé que mis hijas me iban a enterrar a mí y no yo a ellas, solamente vengo buscando justicia y nada más.

“Ella está en el cielo y tuve la fortuna de contar con todos para encontrarla, porque sabemos que hay casos de mujeres, de niños, de jóvenes, que su familia sigue teniendo la incertidumbre después de meses y años (sobre su paradero)”.

Además, pidió a las autoridades dar resultados en todo el país, ya que en su opinión nadie está exento de la violencia que existe.

“Solamente necesitas ser mujer para poder ser lastimada, ojalá y con la partida de mi hija Mara se pueda dar un paso para que esta situación se termine, que mi hija Mara sea la última, ni una más”.

Las personas acudieron a la convocatoria vestidas de blanco y llevando flores del mismo color en las manos. Gritaron consignas pidiendo justicia para la estudiante de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), quien fue asesinada en dicha entidad.

“Estamos pidiendo justicia para todas las personas que enfrentan la misma situación que la de mi hermana. Ninguna familia merece esto que le pasó a la mía”.
Estas fueron las palabras de Karen Castilla, hermana de Mara, quien con la voz entrecortada fue enfática al afirmar que no es el único caso por el que se debe de luchar.

“Mi familia y yo estamos aquí para que todos se den cuenta de la indignación que hay, que México no está callado, que no estamos callados y que vamos a alzar la voz por ella y por todas las que hagan falta”, exclamó en medio del llanto.
En el camino se sumaron decenas de personas, entre representantes de la sociedad civil, empresarios, e incluso el alcalde electo de Xalapa, Hipólito Rodríguez Herrero, así como su esposa.

“Desgraciadamente lo que le pasó a mi hermana no es algo nuevo en nuestro país, no sólo estamos luchando por ella, nos solo estamos pidiendo justicia para ella”, insistió Karen en un breve mensaje.

Mara era una estudiante de 19 años de edad, quien desapareció desde el viernes 8 tras abordar una unidad del servicio Cabify. Posteriormente el 15 de septiembre fue hallada sin vida por las autoridades del Estado vecino.

El cuerpo fue localizado en un predio del municipio de Santa María Xonacatepec y por los hechos ya se declaró la prisión preventiva oficiosa del chofer de Cabify, Ricardo Alexis, quien es el presunto responsable de violar y desaparecer a la joven.
Mara salió de Xalapa para estudiar en la Facultad de Ciencias Políticas de la UPAEP, pero este domingo fue enterrada en el Panteón Bosques del Recuerdo de la capital del Estado de Veracruz.

DAN ÚLTIMO ADIOS

La familia, compañeros y conocidos de Mara Castilla Miranda acudieron esta mañana a la Parroquia María Madre de la Iglesia en Xalapa a su última misa de cuerpo presente.

Quien fuera estudiante de la carrera de Ciencias Políticas en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) habría sido asesinada por el chofer de Cabify, Ricardo Alexis.

De acuerdo con las investigaciones el conductor es supuesto responsable de quitarle la vida en el Motel del Sur, en Puebla, luego de que la joven originaria de Xalapa pidió un servicio para ir a su domicilio tras acudir a una fiesta.

Este hecho causó controversia en la opinión pública debido a la forma en cómo ocurrieron los hechos y la violencia de género que no cesa en el país, motivo por el que se tiene programada una marcha para este domingo a las 4 de la tarde en la capital del Estado.

Con llanto y gran sufrimiento los amigos y compañeros de Mara ingresaron a la iglesia a las 11 de la mañana para escuchar la misa del padre Rafael González, quien pidió por el descanso eterno de Mara.

“Si creemos que Mara resucitará, debemos alegrarnos, porque Mara es una enseñanza para nosotros. Mara nos ha transmitido hoy la vida”, manifestó un sacerdote durante un emotivo mensaje en el velorio de la joven Mara Fernanda Castilla, asesinada en Puebla.

El religioso expuso ante decenas de amigos y familiares de la joven estudiante de la UPAEP originaria de Xalapa, Veracruz: “Yo creo que hoy venimos, en este sentido diciendo: si Dios estuviera aquí, Mara no hubiera muerto; pero Mara murió porque tenemos que entender la palabra de Dios. Y la palabra de Dios dice que nuestra fe se basa en la resurrección”.

Cerca de las 12 del día concluyó el acto y Gabriela Miranda, madre de la joven, así como el resto de la familia se dirigieron al panteón Bosques del Recuerdo para darle sepultura.