Ciudad de México- 2017-09-2611:01:01- El Colegio Enrique Rébsamen construyó parte de sus instalaciones, que comprende un jardín de niños, una primaria, secundaria y un departamento en el mismo predio, sin contar con una licencia o manifestación de construcción que avalara los planos arquitectónicos.

El colegio se construyó en 1983, como primaria. Después de los sismos del 85, se llevó a cabo la zonificación de las colonias. El predio del colegio fue clasificado como uso de suelo habitacional, pero siguió funcionando como escuela particular.

Claudia Sheinbaum, jefa delegacional de Tlalpan, explicó que hay una segunda construcción, la secundaria que está atrás; de esa parte de la secundaria, que está intacta, no tenemos papeles.

Un particular solicitó a la delegación Tlalpan, el 27 de octubre de 2009, a través de Transparencia, copia de la licencia de construcción del colegio y constancia de zonificación del uso de suelo que sirvió de base para la licencia de construcción.

El 11 de noviembre, la delegación Tlalpan contestó: “Se informa que se consultó la base de datos, no encontrando antecedentes de manifestaciones de construcción en el periodo comprendido del año 2004 a la fecha para el predio con el domicilio indicado”.

Claudia Sheinbaum agregó que lo que tiene que ver con la estructura de un edificio, con la seguridad estructural de un edificio, lo tiene el Gobierno de la Ciudad.

El jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, comentó que la constancia de estructura debe estar en un expediente, directamente de esta vinculación entre la delegación y la SEP, donde se debe estar presentando esta documentación.

colegio enrique rebsamen operaba con papeles falsos
Un rescatista coloca una ofrenda en el inmueble destruido del Colegio Enrique Rebsamen, le cual operaba con documentos falsos (NTX, archivo)
Aurelio Nuño, secretario de Educación Pública, dijo que es responsabilidad de las autoridades locales.

“Los permisos de uso de suelo, los de construcción, los de Protección Civil, el de seguridad estructural, eso es responsabilidad de las autoridades locales” indicó Aurelio Nuño.

El Invea inspeccionó el uso de suelo del colegio Enrique Rébsamen en 2016. La dirección del plantel le mostró un certificado de acreditación de uso de suelo por derechos adquiridos. Acreditó que tenía el derecho adquirido de operar como una escuela.

El documento, según el Invea, es falso, por lo que presentó una denuncia penal por utilizar un documento falso para intentar acreditar el uso de suelo.

El procurador de Justicia de la Ciudad de México (CDMX) confirmó que se investiga si se usó un documento falso y las responsabilidades en que pudieron incurrir quienes lo presentaron.

Edmundo Garrido, procurador de Justicia de la CDMX, precisó que el Invea inició un uso de verificación en el mes de noviembre de 2016; compareció la directora del plantel, a quien se le hace la imputación, e hizo referencia de un despacho de gestoría, el cual hizo el trámite.

Agencias/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO