Varios prestanombres ignoraban que eran usados para operaciones millonarias

Sociedad 3.0

Militantes pobres del PRI cuyos nombres fueron usados sin su consentimiento, y prestanombres conscientes del papel que desempeñaban al hacerse pasar como empresarios, fueron sentenciados por delitos fiscales al aparecer como socios o representantes legales de empresas-fantasma para recibir recursos públicos del gobierno de Javier Duarte de Ochoa.

Fueron emitidas 13 resoluciones condenatorias de este tipo y giradas 13 órdenes más de aprehensión por nuevas denuncias presentadas por el Sistema de Administración Tributaria.

Todos los sentenciados aceptaron echarse la culpa con tal de recibir sentencias reducidas que no les llevaran a la cárcel. Muchos de ellos son inocentes porque ignoraban que sus nombres eran usados para operaciones millonarias.

Las simulaciones de empresas fueron reveladas gracias a un trabajo periodístico del portal Animal Político, en mayo de 2016, y consisten en contratos con las dependencias: Desarrollo Social, Protección Civil, Educación y DIF Estatal.

A pesar de las sentencias a las personas en papel de prestanombres, obtenidas mediante procesos abreviados, siguen libres, impunes y sin que les toquen un pelo los verdaderos operadores de la red de defraudación: los diputados federales Antonio Tarek Abdalá, Adolfo Mota, Noemí Lagunes, Edgar Spinoso, Alberto Silva Ramos, Vicente Benítez, y Karime Macías, a quien ni siquiera se le ha citado por lo menos a rendir una declaración.