Del muro de Ramón Silva Mon
Amigos,Paisanos y familia: hoy fui al cajero ubicado en Zaragoza y Leandro Valle, planta baja del edificio de la Secretaria de Seguridad Publica, entré a una dulcería para comprarle unos chocolates a mis nietos y pagué con un billete de $50, le rasparon tantito y se le borraban los números, la Señorita atenta, me pidió lo cambiara por otro y pasó lo mismo.
Le pedí ya no me diera los chocolates y me fuí al banco de Enríquez, me dirigí con un empleado bancario, al que le expliqué el asunto, poniendo mi tarjeta, recibo del cajero y dinero, manipuló los dos billetes de $50, impresos como cuando imprimes una fotocopia y se le está acabando la tinta a la impresora.
Y dijo que era por el papel, me pidió fuera a una caja y los cambiara. La verdad no quedé convencido. Hay poblaciones donde no hay bancos,pero hay cajeros y si les dan billetes falsos los cajeros, dónde darán a conocer sus quejas.
Este problema de los billetes falsos le ha pasado a varias personas,hoy me comentó un familiar, que en otro banco de Xalapa, muy conocido, en medio de varios billetes le dieron uno de $500 falso y cuando se dio cuenta y regreso ,no le reconocieron nada, se lo quitaron y firmó un documento y perdió el dinero.
Amigos, los empleados bancarios sí conocen los billetes falsos y entonces cuando dan efectivo o colocan dinero en los cajeros,porque hacen circular dinero falso,porque no conocen su error y reintegran el dinero.
Ojalá se hiciera una investigación a todos los bancos.