Xalapa- 2017-10-0518:13:22- Imagen del Golfo

Por representar un atentado a la naturaleza, poner en riesgo la salud y seguridad de la población, la diputada Yazmín de los Ángeles CopeteZapot, exhortó a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y a la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental a no autorizar el Proyecto denominado “La Paila”, para explotar un yacimiento de oro y plata en el municipio de Alto Lucero.

En tribuna legislativa advirtió del peligro que representa poner en marcha ese proyecto, promovido por la Empresa Minera Caballo Blanco, para la extracción de metales mediante un tajo a cielo abierto.

El área de influencia en donde se pretende ubicar la mina y se encuentra ubicada a 3 kilómetros de la central nucleoeléctrica Laguna Verde, lo cual, requiere de medidas especiales de protección a la población con base a lo establecido en el Plan de Emergencia Radiológica Externa (PERE).

La coordinadora del grupo legislativo del Partido de la Revolución Democrática, agregó que la experiencia nacional e internacional demuestra que la minería tóxica genera daños irreversibles a la salud de los trabajadores y familias de comunidades aledañas.
De igual forma daña de manera irremediable al ambiente y los ecosistemas y los habitantes del estado tienen derecho a vivir y crecer en un ambiente saludable, ecológicamente equilibrado y sustentable, para su bienestar y desarrollo humano.
“La Paila” implica la destrucción de la naturaleza de la región, porque conlleva la extracción de tierra e implicaría movilizar diariamente cerca de 30 mil toneladas y consumir alrededor de 3 mil metros cúbicos de agua del acuífero de Actopan, así como emplear mil 500 toneladas de cianuro de sodio al año.

Amenaza la salud pública por los derrames de lixiviados y se pretenden desmontar casi 400 hectáreas de encinares, es en flagrancia un atentado a la biodiversidad.
“La totalidad del proyecto se ubica dentro de la Región Terrestre Prioritaria (RTP) “Encinares tropicales de la planicie costera Veracruzana”; y aunque en la MIA se expone que sólo el 50 por ciento del Sistema Ambiental Regional (SAR) del proyecto está dentro de la misma (lo que resulta tendencioso, pues el proyecto en sí está totalmente dentro de esta RTP)”.

Esta región terrestre constituye un remanente pleistocénico de origen boreal que aparentemente sustituyó a la vegetación tropical durante las últimas glaciaciones, lo que le concede un valor importante.

Expertos señalan que el proyecto afectaría ecosistemas, y cuerpos de agua, resultado de los desechos de cianuro, la disposición de la tierra con residuos tóxicos, la generación de polvo, las explosiones, el ruido y la iluminación constantes.

Así como por la sustentabilidad de la fuente de agua. Al ser una zona expuesta a huracanes y tormentas tropicales, los riesgos aumentarán.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO