Veracruz- 2017-10-2314:11:25-Líderes y feligreses evangélicos rezarán y pedirán que se aleje la inseguridad; y ante esa situación consideran que la Policía Naval debe seguir en Veracruz, luchando contra la delincuencia.

Miguel Ángel Fernández Lagunes, integrante del comité organizador del evento Veracruz Adora a Jesús, expresó lo anterior y admitió que el estado pasa por momentos muy difíciles pues continúan los problemas que generan un clima de inseguridad.

En esa gran reuniópn que se hará en conjunto las Iglesias Cristianas Evangélicas de la conurbación Veracruz-Boca del Río-Medellín se intercederá a favor de la seguridad, los gobernantes, las autoridades, las familias y la sociedad veracruzana.

Admitió que los tiempos actuales son muy complicados y nadie puede callar esa realidad. Por ello opinó que no debe irse de Veracruz la Policía Naval.

“Si la Policía Naval, la percepción de la sociedad es que está realizando un buen trabajo, creemos que debería continuar. Sin embargo, cualquier razón que no estuviera en nuestras manos, desde luego la Policía Naval no continuara, nosotros tenemos que seguir, tenemos que ser coadyuvantes de que la situación en Veracruz no solo en la zona conurbada sino en el estado cambie.

“Hay cosas que no están en nuestras manos, como esa clase de decisiones y si nos preguntan, nosotros preferiríamos por el buen resultado que se ha dado, que la Policía Naval continuara. Pero si no fuera así, tenemos que seguir trabajando”, expresó Fernández Lagunes.

Aunque no quiso opinar directamente si la inseguridad en Veracruz es peor que en las anteriores administraciones, admitió que el problema sigue latente.

“Creo que la percepción en general es que es una situación difícil. Yo no quisiera abonar en este momento con un comentario acerca de si estamos peor o no porque no queremos politizar con un comentario de esa naturaleza.

“Lo que sí puedo decir es que los problemas continúan y no es algo que estemos nosotros descubriendo; es algo que todos sabemos y que es parte de la realidad que en este momento estamos viviendo”, indicó.

Atribuyó la creciente ola de violencia en Veracruz a la pérdida de valores y de respeto hacia las personas, pero remarcó que es un tema muy complejo porque la formación de los jóvenes debe iniciar dentro del seno familiar, en referencia a que muchos delincuentes son jóvenes e incluso en edad escolar.

“La pérdida de valores en general provoca que en gran parte los jóvenes estén buscando resultados de corto plazo y no resultados de largo plazo. Vemos con mucha tristeza que gran parte de la juventud quiere tener cosas rápidas, y cuando queremos que las cosas sucedan rápido, a vecesl o que sucede es que buscamos caminos que no son los más adecuados”, dijo.

HeladioCastro/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO