Esta mañana, en el programa de Carlos Loret, reunidos Dante Delgado, Alejandra Barrales y Ricardo Anaya, respectivos presidentes de Movimiento Ciudadano, el PRD y el PAN, adelantaban que vendrán “cosas aún peores”, como dice Ezequiel en la Biblia, aunque ellos se referían, no a las abominaciones en Jerusalén como aquél, sino a los ataques, insultos, calumnias, difamaciones, mentiras, invenciones, infundios, maledicencias y denigraciones que son de esperarse con motivo de su alianza política y el inminente proceso electoral.

Ya se está viendo en Veracruz. Este miércoles, el cercano al poder diario electrónico Quadratín publica una nota con base en una supuesta conversación entre la diputada panista María Josefina Gamboa Torales y una persona desconocida, pero que de existir parece representar a algún importante personaje quizá relacionado con el crimen organizado.

Poco se puede opinar respecto de la veracidad del intercambio textual, porque la legisladora lo niega, pero sí lamentar que los recursos oficiales sean empleados para ataques que no son más que políticos y que no pueden provenir más que del propio gobierno, aunque habría que saber si es el estatal o el federal, porque Maryjose tiene abiertos frentes en ambos.

En el primero porque ha tenido confrontaciones con el gobernador y con el (ojo) fiscal general. En el segundo, por la naturaleza misma de pertenecer al PAN, en oposición al gobernante PRI.

Lástima que en vez de desprestigiar con propósitos mediático electorales, si resultara cierta la asociación de la porteña no se proceda por la vía que legalmente corresponde.