Xalapa- 2017-10-1713:08:32- LeticiaCruz

Canadá está a la cabeza de un nuevo imperialismo que busca apropiarse de los recursos mineros en Veracruz y en México, expuso Saúl Moreno, director del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS-Golfo).

En el caso del estado de Veracruz, dos proyectos de mina a cielo abierto han movilizado a la población, se trata de empresas mineras canadienses quienes insisten en realizar las obras.

“Se está dando una especie de nuevo imperialismo en donde Canadá va a la cabeza, es una de las cosas que también están en juego con el Tratado de Libre Comercio (TLC). Todo mundo está maravillado con Trudeau -el primer ministro canadiense- y su simpatía, pero cuando le hacen preguntas acerca de la inversión en minería, en petróleo, en gas, él las evita porque Canadá está convirtiéndose en nuevo imperio dentro de la correlación de fuerzas a nivel internacional”.

Los próximos 25, 26 y 27 de octubre en la Unidad de Servicios Bibliotecarios e Informática (USBI) de Xalapa, se realizará el Primer Foro Regional Golfo, Acción Colectiva y Movilizaciones Sociales.

En el marco de este foro, organizado por académicos del Ciesas y la Universidad Veracruzana en el que participarán asociaciones civiles y especialistas, habrá una conferencia magistral sobre “La inversión canadiense en la desnacionalización del sector energético en México”.

>> CANADÁ CODICIA VERACRUZ

En el caso del estado de Veracruz, los proyectos mineros “La Paila” -antes Caballo Blanco-, de la canadiense Candelaria Minng, y “El Cobre” de la canadiense Almaden Minerals, buscan realizar explotación a cielo abierto en los municipios de Alto Lucero y Actopan.

En 2012, el proyecto Caballo Blanco, hoy denominado La Paila, fue ingresado a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) por la empresa GoldGroup, también canadiense. Mismo que fue parado gracias a la movilización social y voces de especialistas que se opusieron a la mina a cielo abierto, señalando los grandes males que derivan de una obra de esa naturaleza, en un área natural tan importante y además cercana a la Central Nuclear de Laguna Verde.

La justificación de los empresarios mineros canadienses ha sido la permisividad de las leyes mexicanas para operar en este país, como lo resaltó en 2012 Richard Irvine, de GoldGroup. (http://imagendelgolfo.mx/resumen.php?id=292401&fb_comment_id=10150541623292752_20692446)

En ese sentido, La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (LAVIDA) en voz de Guillermo Rodríguez y Emilio Rodríguez, han enfatizado el gran problema que representan las leyes mexicanas, mismas que “ponen en bandeja de plata los recursos naturales de Veracruz y el país, para las grandes empresas extranjeras”.

En entrevista para IMAGEN DEL GOLFO, Guillermo Rodríguez puntualizó que el problema deriva de que la Ley Minera fue hecha por los mineros en México, “fue hecha por la Cámara Nacional Minera”, por eso se trata de “una Ley muy a modo”.

Al ahondar, indicó que dicha permisividad de las leyes mexicanas otorga “favores” a las empresas al concesionarles hasta 100 años, “esto es inconcebible, y desgraciadamente ocurre porque hay corrupción dentro de las dependencias que se supone que deben proteger el medio ambiente”.

>> LA PAILA

El proyecto “La Paila”, de la canadiense Candelaria Mining en Veracruz, reconoce en su Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA), resaltó Guillermo Rodríguez Curiel, que en el terreno en que pretenden operar habitan centenares de especies de fauna, 77 de mamíferos como el venado cola blanca, 353 de aves, 47 reptiles, 13 anfibios y 45 de peces. Y detalla que con una inversión de 138 mil millones de dólares el proyecto se instala en una primera etapa en 365 hectáreas, y que van a devastar 260 hectáreas de bosque de encino tropical que quedará destruido, junto con vegetación caducifolia, refirió el integrante de LAVIDA.

“El bosque de encino tropical es muy raro, no se encuentra en otro lado del mundo pues quedó de la época de la glaciación, esos encinos quedaron atrapados, por eso ahí viven, por eso hay vegetación boscosa en zona costera tropical. Pues todo eso lo va a destruir la mina si permitimos que se instale”.

Asimismo, en su MIA la empresa reconoce que va a “impactar” de 21 maneras distintas, porque van a modificar la fisiografía del cerro de La Paila, con barrenos, explosivos, etcétera.

En sus aproximadamente dos mil páginas de Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA), la misma empresa reconoce que se trata de un proyecto d 10 años de duración, nueve meses de preparación, cinco a seis años de explotación y tres años de cierre, enfatizó Rodríguez Curiel.

“Luego de ese tiempo lo que queda es un inmenso hoyo de muerte, un gran socavón en donde hoy es el cerro La Paila y que funge como una barrera natural antihuracanes, es decir, en 10 años se termina la montaña que demoró siete mil millones de años en formarse”.

Aunque la minera Candelaria Mining se ha retirado por el momento, y debido al momento político-electoral, “amenazan con regresar, como ya lo hicieron una vez, así que no podemos bajar la guardia… No se vale que los canadienses tengan sus bosques, y aquí vengan a acabar con todo”.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO