Ángel Rafael Martínez Alarcón

En octubre del 2017, tuve la gran oportunidad de ser invitado a los estrenos de dos películas filmadas y con temáticas veracruzanas. La primera gracias a Emilio Aguilar Pradal, presentó en el Ágora de la ciudad, su primer largometraje, intitulado  Los atardeceres rojos. Una historia ubicada en la población de  Jalacingo; con un interesante historia. El pasado 17 de octubre, se presentó el  largometraje documental Juanote, se exhibió para un grupo de participantes en el filme, con sus testimonios sobre la vida y obra de Juan Herrera Vásquez 1919-1989, nacido en la ciudad de Xalapa..

Gracias a Raúl Criollo, un xalapeño  dinámico y lleno de proyectos, logra realizar un interesante documental, en 69 minutos cuenta la historia de un hombre más allá de lo extraordinario. Periodista, cineasta, novelista, son las credenciales del trabajo intelectual de Criollo, y por varias décadas proyectó el más justo de los homenajes al cargador de número más famoso no sólo de Xalapa sino del país, Juan Herrera Vásquez,  mejor conocido por su apodo de Juanote, haciendo clara referencia a su estructura física, fuera de la media de los hombres de la región, y su fuerza. Un par de artículos por la singular  forma de cargar y transportar los pianos,  y decenas de caricaturas en la prensa local.

Juanote,  fue imagen del paisaje urbano de la capital de Veracruz, por espacio  de más de 55 años, ejerció el oficio de cargador de número, es decir un cargador de dicha características debería de presentar una solicitud a las autoridades municipales, con el aval de unas cartas de los comerciantes de las ciudad, cumpliendo dicho requisitos, el municipio le otorgaba el permiso y número, el número trece perteneció a su padre, por circunstancias volvió a caer en la familia Vásquez. Desde los doce años empezó a ejercer el oficio de cargador hasta los 69 años de edad. Raúl Criollo,  rescató para posteridad la figura del Juanote,  en un testimonio fílmico, apoyando por muchas novedades, como imágenes inéditas de Xalapa del año 1936, propiedad de la cineteca nacional, unos segundos de lo que fue la segunda sede de la Escuela Normal Veracruzana, hoy las facultades de economía, estadísticas y geografía de la Universidad Veracruzana.

Otras de las novedades presentadas en el largometraje documental, es una entrevista inédita realizada por  Matilde Hernández, en 1988, un año antes de la desaparición física de Juanote.  Radio y Televisión de Veracruz, fundada en 1980, fue de las primeras cámaras en recoger  entrevistas e imágenes  de Juanote, pero lamentablemente no se conservaron.

Raúl Criollo, logra reunir una serie testimonios desde sus familiares, integrantes de la orquesta sinfónica de Xalapa, empresarios, funcionarios de la cultura, periodistas, el cronista  oficial de Xalapa, pobladores de la ciudad. Entre ellos están: Erasmo Capilla Sabino Cruz Rosa María Del Valle Roy Dudley Vicente Espino Jara Manuel Fernández Ávila Janina Harasymowicz Juan Manuel Jiménez Nicanor Juanz Raciel D. Martínez Ángel Rafael Martínez Alarcón Juan Enrique Martínez Zárate Daniel Méndez Vivanco Lucía Molinos Blanca Lucía Nadal Castillo (q.e.p.d.) César Perea Juana Pérez Herrera Carlos Pérez Herrera Angélica Rivera Herrera Jorge Rivera Herrera Jaime Ríos Otero José Rubín Gajón “Jobín” Enrique Salmerón Luis Sosa Huerta Mauro Torres Sánchez Jorge Vázquez . En la vida  Juanote, tuvo un gran don de gente, propio de su actividad de cargador,  lo mismo tenía amistad con los vendedores de billetes de lotería, que con toda la clase política y cultural de la capital de Veracruz. Cabe destacar que su centro de trabajo fue en la calle Enríquez, a una lado de la paquetería de ferrocarriles mexicanos.

Juanote,  su amor por la música clásica le permitió ser un gran conocedor, y ganarse el respeto de los músicos de la OSX; siendo el único ciudadano del país, en que  la orquesta le organizara un concierto homenaje poco antes de morir. Así como recibir un homenaje póstumo de cuerpo presente en la antigua sede de la OSX,  el Teatro del Estado-

Sólo nos resta desearle todos los éxitos al largometraje documental; para reconocer la vida de  un hombre sencillo  llamado Juan Herrera Vásquez,  con su  trabajo, honradez, amor hizo posible transformar su mundo, sin perder la esencia de origen. Mil gracias Raúl Criollo, por el rescate de la vida y obra del admirable Juanote.