Si quienes impulsan el recién integrado Frente “ciudadano” basan sus indicadores en la votación obtenida por cada partido en 2015, pudieran llevarse un frentazo con la realidad, pues de aquel reciente evento a 2018 median circunstancias y mecanismos electorales de otra naturaleza, el propio Frente es uno de ellos. Si calculan su probabilidad de triunfo considerando 21 por ciento para el PAN; 10 por ciento para el PRD y un exagerado 6 por ciento para Movimiento Ciudadano más un 3.5 % para el PANAL sumarían 39 por ciento de la votación nacional, con eso ganarían, pero obviamente será solo un cuento de Alicia en el país de las maravillas pues ese resultado implicaría una competencia entre solo dos fuerzas competitivas y serán tres, salvo que ya den por muerto al PRI.