El senador Juan Carlos Romero Hicks, ex gobernador de Guanajuato ha asomado la cabeza solo para regarla, pues al expresar su deseo de competir por la presidencia de la república vía el Frente Ciudadano reconoce que no es tan conocido como otros aspirantes porque no es corrupto, es decir y por deducción lógica, si Ernesto Ruffo, Moreno Valle, Luis Ernesto Derbez y hasta doña Margarita son más conocidos ¿será porque son corruptos? Ese dicho no molesta a la ciudadanía, quizá ni a los virtualmente aludidos, pero alarma el bajo rendimiento intelectual de la elite política de este país.