Místicos y Terrenales

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

  • Bloqueo de Coxquihui y simpatizantes del PAN
  • Miguel chico, no quiere que los medios lo molesten

El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares tiene otra característica en su gobierno: Siempre encuentra a quien culpar por lo que ocurre y no le gusta.

Lo último, fue que culpó a Morena y al alcalde de Coxquihui, Reveriano Pérez, de haber promovido el cierre de la carretera de Coxquihui a la comunidad de Ojite de Matamoros (de Coxquihui, precisamente), reclamando mayor atención médica, tras la muerte de dos niños por el brote de una enfermedad de tipo respiratorio, que también mandó a una docena más de niños al hospital.

Sólo que hay tres pequeños inconvenientes para éste señalamiento:

  1. En Coxquihui y en Ojite, ganó el PAN. De hecho Morena tuvo una muy pobre participación en ese municipio, tanto que sus votos fueron menos que los nulos (98, frente a 127)
  2. El padre de uno de los menores que falleció, es un activista a favor de Miguel Ángel (bueno, era, quien sabe si sus simpatías se mantengan)
  3. No detuvieron a ninguno de Los Pelones ni muestran evidencia de que estuvieron ahí

Zenyazen Escobar, secretario de la comisión de los Derechos de la Niñez y la Familia en el Congreso local, para deslindar que fueran militantes de Morena quienes hicieron el movimiento, solicitó investigar las relaciones familiares de uno de los menores fallecidos, para que se confirme “que no tiene nada que ver con Morena, sino que son del mismo color del gobernador, pero no hago mención a esto por respeto al luto que está viviendo el padre”.

Vaya, tan no son morenistas, que el padre Nahum García Ramírez, el padre de Daviel Neymar, el primero de los menores que falleció, es primo del alcalde electo de Coxquihui, por el PAN –precisamente- Lauro Becerra Tirso (quien, por cierto, nunca apoyó el reclamo).

Miguel Ángel lanzó las culpas el martes 10, después de que los reclamos y protestas por el desalojo de los habitantes de Ojite de la carretera corrieron a la velocidad de las redes sociales. Fotografías, videos y audios brotaron por todos lados de la república mexicana y más allá, sobre todo entre la comunidad de veracruzanos asentados en Estados Unidos.

“Yo dí la instrucción de desalojar y proceder penalmente en contra de los responsables de ese bloqueo que no tuvo ninguna razón. (…) No se vale hacer política y hacer demagogia con la salud de los niños”, agregó. “Es una decisión que yo asumí”.

Su justificación de la violencia gubernamental utilizada: “El día de ayer, de la manera más demagógica y más vil un grupo de personas militantes de Morena y alentados por el alcalde en proceso de desafuero de Coxquihui, tomaron la carretera impidiendo el paso de más médicos y enfermeras a la población de Ojite de Matamoros donde se había presentado el brote, su argumento es que querían que se pusiera otro laboratorio en el lugar”.

A Miguel Ángel no le importaba el dolor de los familiares de los niños muertos, ni la preocupación por los que siguen enfermos.

“Los diagnósticos concurrentes en ellos fueron amigdalitis, rinofaringitis e infecciones respiratorias agudas”, dice el comunicado que emitió el gobierno del estado.

Pero, ¿qué provocó ésta conjunción de síntomas?.

No lo han dicho. Aún cuando ese cuadro es muy partícular. Los pobladores tienen toda la razón de que puede haberse incubado un nuevo y potente virus.

¿Cómo culparlos de su miedo, si las enfermedades raras han brotado por todo el mundo?. Vaya, incluso aquí, en Veracruz, que fue el origen de la gripe porcina en 2009 (http://bit.ly/1qHLNsN).

Pero eso no le importó a Miguel Ángel.

Su preocupación mayor fue que no le aboyarán su fama de duro e intransigente, no sea que después surjan más y más grupos de inconformes que quieran tomarle carreteras, palacios municipales o que incluso pretendan irse a plantar frente a su casa, reclamando cualquier cosa que crean justa y que él debe cumplir.

¡Eso sí que no!

Rogelio Franco, el secretario de gobierno, incluso le hecho más leña al fuego y dijo que entre los manifestantes estaban integrantes del grupo de “Los pelones” una banda delincuencial que actúa en la zona y cuya dirigencia atribuyen al actual alcalde de Coxquihui, Reveriano Pérez.

Si el secretario de gobierno asegura esto es que tienen identificados a los miembros de la banda.

Y si estaban en el bloqueo, y llegaron los policías, ¿porqué no los detuvieron?.

Supongamos que Los Pelones huyeron, protegidos por una comunidad con mayoría panista… Supongamos, nada más… O simplemente huyeron.

Bueno, entonces, ahora que hay fotografías del bloqueo y del desalojo, que el gobierno del estado nos muestre quienes son los integrantes de Los Pelones que estuvieron ahí.

Debe de haber evidencias para que se haga una afirmación de ese tipo.

¿O el señor secretario nada más habló para echar culpas para otro lado?

Lo que sí es real y evidente es que a 5 personas las sacó la policía con toda violencia y los tuvieron incomunicados por varias horas, y con a exigencia de “quiten su plantón”: José Luis Martínez López, subagente municipal de Oriente Medio Día; Herubei García Hernández, Irvis García Hernández (estos dos últimos tíos del alcalde electo de Coxquihui), Leonardo González Soto, Martín González Soto.

Para Manuel Huerta Ladrón de Guevara, presidente estatal de Morena, al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares se le acabó el discurso, y prueba de ello fue la acusación hecha en la que afirmó que los manifestantes de Coxquihui eran “morenistas”.

“Este es el sello distintivo de una hiperpolitización de temas tan frágiles en la sociedad como es la salud, que quien mal gobierna Veracruz se ha empeñado en hacer”, puntualizó.

MIGUEL CHICO, NO QUIERE QUE LOS MEDIOS LO MOLESTEN. Miguel Ángel Yunes Márquez (Miguel chico, como le dicen los seguidores de los Yunes azules, para no llamarlo Chiquiyunes, como le dice Notiver, o Mayuma, por el acrónimo de su nombre; tampoco le quieren decir “El heredero”, no sea que se les vaya a salar), ahora que está haciendo sus giras adelantadas, no quiere que la prensa la moleste, como le ocurrió en Tierra Blanca, donde le hicieron un par de preguntas indiscretas.

Por eso en la gira que hizo el fin de semana pasado por Martínez de la Torre y Misantla, a sus amigos presidentes municipales electos (José de la Torre y Othón Hernández Candanedo) les pidió que organizaran todo con mucho cuidado.

De hecho para el evento de Misantla Othón Hernández Candanedo, emitió “acreditaciones” para “Medio autorizado” y la asistencia fue casi nula.

José de la Torre, en Martínez de la Torre (ligado a María Elia Manterola, la presidenta del Congreso local), escogió a 8 personas y les ofreció un “apoyo” para que “cubrieran” el evento y le hicieran preguntas “amables” a Miguel chico.

Y cumplió con el “apoyo”, solo que lo redujo a 300 pesos y lo condicionó aún más a que le enviaran copia de lo que publicaran o distribuyeran.

Los “cuidados” de José de la Torre para que todo saliera bien, incluyeron el llevar acarreados (perdón, invitados) a la presentación de Miguel chico, a quienes les facilitó transporte hasta el Centro de Convenciones de Martínez de la Torre, y una “compensación”.

Ese es el tono que va tomando la precampaña disfrazada de Miguel chico.

LA CULPA DE LA CRISIS POR EL GASODUCTO ES DE LA GASERA. La culpa de la crisis por el reclamo ante la introducción del gasoducto a la zona de Xalapa es de la empresa Gas del Noroeste, que nunca realizó una campaña de sensibilización y de difusión de su proyecto.

Simplemente pensaron que con los permisos en mano y la complacencia del gobierno de Javier Duarte, primero, y de Miguel Ángel Yunes, después podían llegar, meter su tubería y hacer su gran negocio.

Ahora el gran negocio está detenido, todo por quererse ahorrar unos cientos de miles de pesos.

Ahora, uno de sus ramales de negocio está en peligro, porque les va a costar mucho la colocación de gas natural en las casas, por la desconfianza que ya se creó.

Ahora sus aliados políticos se hacen de lado y lo que menos quieren es que los relacionen.

Ahora están apestados.

Y por ahorrarse unos centavos, perderán millones.

Creo que los socios de Gas Natural del Noroeste deben despedir a quien los convenció de que se ahorrarían una lana actuando de forma impositiva.

Y esos mismos socios deben cambiar la mentalidad. México hoy es otro y la sociedad está mucho más informada.

En el actual panorama, ¿cuándo amortizarán las perdidas?. Quién sabe.