Línea Caliente
 Por Edgar Hernández*

¡Todo está definido en el marco de una gran alianza!

Con firmeza y sin titubeos Pepe Yunes puntualiza ante la Corriente Crítica del PRI, empresarios, académicos, organizaciones civiles, organismos defensores de mujeres, editores de medios y columnistas:

“No quiero que me ayuden a ser candidato, quiero que me ayuden a ser el próximo gobernador de Veracruz; todos unidos, sin lastimar ni fraccionar al PRI”.

Las definiciones de Pepe Yunes se sucedieron durante un convivio sabatino en el legendario rancho “San Julián” y en el marco de una vorágine de sucesivos “destapes” y pronunciamientos de campesinos, pescadores y el sector popular, así como organizaciones productivas beneficiadas por los casi 4 mil millones de pesos que ha traído de la federación para beneficio colectivo.

Fue en el marco de una creciente especulación del ¡Ahora sí quedó definida la candidatura! y que finalmente se llegó a un acuerdo de unidad y respaldo con su partido.

Fue en el escenario de una bufalada desatada en favor de Pepe en las últimas tres semanas.

“Hay algo que debe quedar muy claro, yo no estoy jugando una candidatura si supiera que no tengo posibilidad alguna”, explica el peroteño.

“Vamos por la gubernatura. Vamos por el cambio. Vamos a reordenar Veracruz”, repitió con vehemencia tras precisar de manera por demás puntual y en respuesta al cuestionamiento del maestro del periodismo Alfredo Bielma, que la decisión que tome el PRI nacional sea en favor de quienes se mencionan –José Antonio Meade, Aurelio Nuño y el doctor José Narro- en nada incide en la decisión de la candidatura por Veracruz.

“En Veracruz el PRI está trabajando por recuperar la gubernatura”.

En esa tesitura hoy se observa a Pape en encuentros con sectores diversos que cada vez son cada vez más tumultuosos, como si olieran algo, como si percibieran por donde se va inclinando la balanza.

Martínez de la Torre, el tumultuoso encuentro cenista en Medellín, lo de este fin de semana en Minatitlán… Paso de Ovejas, Emiliano Zapata, Tuxpan, los pronunciamientos en favor del senador Yunes se generalizan.

Mientras de manera prudente Héctor Yunes espera tiempos, definiciones y la ratificación de lealtades en una lectura clara en el sentido de que se equivocan quienes piensan que el de Soledad de Doblado abandonará el PRI o se ira por la libre.

Ahora bien ¿Cómo llegar a la gubernatura con perdedores como Héctor Yunes que todo lo que hace y dice va en su contra?, le cuestionaron a Pepe durante un largo desayuno en San Julián, a lo que de manera tajante el aun senador de la República respondió que para él es inadmisible que se le  culpe de la derrota en la pasada contienda electoral.

“Héctor no perdió la candidatura, la perdimos todos”, dijo categórico.

“Fue una derrota del PRI. Fue una derrota de todos nosotros. En una elección no hay un solo culpable. Pero además quiero dejar muy en claro que con Héctor nunca se ha roto el compromiso. Está vigente y así, en esa vigencia, iremos juntos para regresar al partido la gubernatura”.

Luego la reflexión:

“En el PRI vamos por la gubernatura sin actitudes vergonzantes, tampoco de complicidad. Habrán de venir tiempos electorales en donde sea objeto de ataques en donde se me señale complicidad con Javier Duarte, con quien llevé una relación institucional, con quien no estuve de acuerdo en las grandes decisiones, incluida la reducción de la gubernatura que corre a dos años, y entiendo que seré objeto de guerras mediáticas, pero ¡Yo estaré listo para responder!”.

Y sí, la expresión de Pepe Yunes evoca la guerra en redes y a través de medios nacionales pagados que se suscitó el año pasado durante la precampaña y campaña por la gubernatura en donde el PAN y su gallo, Miguel Angel Yunes Linares más que enfocar su lucha electoral contra el candidato del PRI, Héctor Yunes se dedicaron a repetir mil veces que la meta era llevar a la cárcel a Duarte.

“Por ello he insistido que no debemos votar con enojo, en impulsivas reacciones; mejor vamos analizando y decidiendo lo que mas conviene a Veracruz”, ha dicho Pepe en anteriores ocasiones.

Confió en la sabiduría ciudadana.

Y es que a los veracruzanos les queda claro que la del primero de julio del año próximo será una elección de tercios en donde el enemigo a vencer es Morena.

El electorado está muy dividido. Más si se observa que el si bien el PRI en la pasada elección para renovar la gubernatura perdió más de la tercera parte de los votos, al PAN no le fue mejor al perder más de 200 mil votos y entre el PRI y el PAN se provocó el repunte de Morena.

Al concluir de manera personal dijo a sus invitados que sólo con la unidad el PRI saldrá delante y que la satanización divide. “No tengo la menor duda que saldremos del bache que ya lleva en Veracruz doce años con nueve meses.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo