El presidente cesado de Cataluña, Carles Puigdemont, y cinco miembros de su Govern, viajaron este lunes a Bruselas, el mismo día que la Fiscalía General del Estado presentó querellas ante la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo contra Puigdemont, su gobierno y los miembros de la Mesa del Parlament catalán por rebelión, sedición y malversación de caudales públicos, por su responsabilidad en la declaración de independencia de Cataluña.

Algunos medios españoles (la televisora LaSexta y El Periódico de Cataluña) afirman que Puigdemont y su equipo podría solicitar asilo político en Bruselas.

 Sin embargo, fuentes independentistas afirman que Puigdemont y su equipo buscan “internacionalizar” las acciones judiciales del gobierno de Rajoy en su contra. Por recomendación de sus abogados, se trasladó a Bélgica, país que tendría que posicionarse en torno a las acusaciones contra Puigdemont.

Se espera una comparecencia pública de Puigdemont en el transcurso de la tarde.