Raúl Cervantes se fue de la Procuraduría para evitar seguir siendo el pretexto de grupos políticos para detener la agenda legislativa, pero dejó integrados expedientes judiciales sobre acusaciones penales contra ex funcionarios de Pemex por el caso Odebrecht y Braskem, otro más se refiere a la acusación penal contra el ex oficial mayor de la Sedesol, Emilio Zebadúa González, por desvío de recursos y peculado. Ya se sabe que a Cervantes le movieron fuertemente el piso para impedir su llegada a la Fiscalía de nueva creación, entre quienes le obstaculizaron ese trámite figuran senadores panistas y perredistas que el 26 de octubre de 2016 votaron a su favor para la Procuraduría de Justicia, lo cual confirma que en política lo que hoy es, mañana no.